1

Una nueva oportunidad

 

Hace poco llegaron a mi consultorio una pareja de esposos quienes estaban pensando separarse porque habían formado una familia compuesta (los dos venían de matrimonios anteriores y tenían hijos, producto de esos matrimonios) y no podían ponerse de acuerdo entre ellos acerca de la educación de sus respectivos hijos y eso provocaba que tuvieran muchos problemas. Realmente entre ellos, como pareja, no había situaciones graves, no había problemas de infidelidad, de maltrato, de las cosas por las que la mayoría de las parejas se pelean y se separan. Nada de eso, de hecho, la relación era muy buena. El problema era entre sus hijos, los de cada uno de ellos. No se podían poner de acuerdo en la crianza de cada uno, se contradecían en lo que decidían y eso se había convertido en un caos.

 

Cuando una persona decide unirse a otra después de un divorcio y formar una nueva familia con los hijos de ambos, es importante que los dos hablen acerca de la crianza para poder unificar criterios en cuanto a este tema.

 

Es importante saber que una cosa es el enamoramiento de cuando inicia una relación y otra muy diferente es vivir una vida cotidiana, por lo cual, es importante hablar de todos los temas antes de vivirlos. Lo más común es que por la magia del inicio de una nueva relación, las parejas “olvidan” o evaden hablar de temas difíciles o delicados. Es muy importante hacerlo, llegar a acuerdos, crear un código que de certeza a la familia para que todos sepan en dónde están parados, lo que pueden esperar y lo que no puede pasar en esa nueva familia.

 

Es importante ser claros con los hijos, hacerles saber que la vida juntos no es una competencia, que cada uno de ellos tiene derechos y responsabilidades y que lo ideal es que se respeten y que puedan crear un ambiente sano entre ellos y que la relación de cada papá con su hijo es una relación que debe respetarse, porque lo mismo que les gustaría que hicieran para ellos, es algo que ellos deben hacer para los demás.

 

Seguramente el rompimiento de la familia nuclear no fue por situaciones agradables, pero aún así, es importante que evites hablar mal de la persona ausente. Sea buena, mala, como sea, es una persona sumamente importante para la vida de tu hijo o en su caso, del hijo de tu nueva pareja y por ese simple hecho, es importante que guarden un profundo respeto. Sigue el dicho tan famoso, “si no tienes nada bueno que decir, mejor guarda silencio”.

 

Tener la oportunidad de rehacer tu vida es un regalo de la vida. No lo desperdicies, aprovecha esta oportunidad para poner en práctica todo lo positivo que has aprendido a través de tu vida y dales también a los niños la oportunidad de vivir en un ambiente sano, feliz y positivo. Seguramente todos lo necesitan y lo merecen.

Te interesa:

¿Qué se siente ser abuelo?

 

¿Sólo una familia o un gran equipo?

 

Claudia Bernal

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado durante 12 años en el área de educación. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar , de amar y de guiar a nuestros hijos.

Debido a su experiencia como hija de madre soltera, recientemente se convirtió enco fundadora de Hop: Una tribu de mamás y papás solteros al rescate, un espacio de apoyo y contención para madres y padres que se han quedado solos a cargo de su familia.
Claudia Bernal

Últimos artículos de Claudia Bernal (Ver todo)

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado durante 12 años en el área de educación. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar , de amar y de guiar a nuestros hijos. Debido a su experiencia como hija de madre soltera, recientemente se convirtió en co fundadora de Hop: Una tribu de mamás y papás solteros al rescate, un espacio de apoyo y contención para madres y padres que se han quedado solos a cargo de su familia.

To Top