tox

Situaciones tóxicas a evitar en el proceso de separación para no dañar a tus hijos

Como ya lo vimos en el artículo ¿Te separaste y crees que es lo peor que a tus hijos les pudo ocurrir? (Da clic aquí para leerlo), lo que verdaderamente daña a los hijos en la separación no es la separación en si misma sino el pésimo manejo que le damos a esta. Pero vamos a ver con lupa un poco más de cerca estas situaciones tóxicas que con un poco de ayuda, consciencia y manejo emocional podemos trabajar internamente para dejar de ponerle limón a la herida.

 

Evita hacer promesas y después no cumplirlas: El típico caso, el papá que le dice a la hija, te prometo que el sábado paso por ti a las 3 y te llevo a comer a tu lugar favorito. No solo no la llevo a comer, nunca llegó por ella. Y la niña se queda esperando con el corazón más roto, la promesa del amor que nunca llega y la falta de confianza en la vida.

 

No utilices a los niños para saber sobre la vida de tu ex: Separación es SEPARACIÓN cada quien su vida, su casa, sus cosas, sus relaciones. Respeta, trabaja tu duelo y desapégate de tu ex. No intentes sacarle información a tus hijos sobre su vida con el pretexto de que son ellos quienes te importan y en el fondo lo que quieres es saber si sale con alguien, ver en que gasta su dinero, etc… al final temas de control.

 

Hacer como si el ex no existiera ni mencionarlo si quiera: La indiferencia, la agresión pasiva, la negación o la evitación son venenos en el corazón de tus niños. Las cosas como son, por más difícil el tema, tu hijo tiene dos progenitores, padre y madre. Y es importante mencionarlos y hablar de su relación con ambos.

 

Hablar de los errores, defectos etc. del padre o madre de tus hijos frente a ellos o con ellos: Debes tener en cuenta el amor que tus hijos tienen hacia ambos padres. Que por más errores que hayan cometido es parte de nuestra naturaleza humana. En ellos se genera un gran dolor cuando escuchan a uno de sus padres hablar mal del otro a pesar de que ya no se encuentren juntos.

 

Creer que ya paso todo y no darle la importancia que tiene a lo que los niños continúan viviendo como parte de su proceso de adaptación: El proceso del duelo tiene un comienzo y un fin, y si es un duelo saludable podemos calcular 1 año más o menos. Pero aquí es importante recordar que para los niños el tema de la separación de sus padres siempre será un tema a ir elaborando en cada una de las etapas subsecuentes de su vida y su desarrollo. No subestimes la importancia que ello tiene cada vez que el tema surja.

 

Convertir a tu hijo en confidente: Recuerda, tus hijos no son tus amigos. A ellos les preocupa escuchar tus problemas porque te aman y no saben qué hacer con ellos, porque en el orden natural de la vida ellos no son responsables de lo que te ocurra y tampoco pueden ayudarte, no es sano. Búscate amigos con quienes puedas hablar de tu vida íntima, el convertirlos a ellos en tus confidentes es una carga muy pesada y tóxica para ellos.

 

Evita hablarles a tus hijos de los desacuerdos económicos: Los acuerdos o desacuerdos económicos son temas de adultos. Es muy angustiante para los niños tener que lidiar con ese tema. Si su padre o madre dio dinero, si no lo dio, si es un desobligado, etc. No involucres a tus hijos en estos temas, permíteles tener una infancia feliz en la confianza de que las cosas llegan no importa la fuente de donde provengan.

 

No estimules las quejas de tus hijos hacia el otro padre o madre, descalificando: Cuando los niños no están contentos con ciertos aspectos es natural que lo expresen, pero hay veces en que los adultos aprovechamos ese tipo de expresiones para estimular las quejas hacia el ex, y también porque no “quedar como los buenos del cuento” No lo hagas !

 

No hables de las dificultades sexuales que tuviste con su padre o madre: Tus hijos son tus hijos, no tus amigos, para ellos enterarse de temas sexuales referentes a la relación de sus padres no es nada agradable y mucho menos si fueron causa de la ruptura.

 

No les pidas que oculten temas de los cuales no quieres que el otro se entere: Recuerda que tus hijos te serán leal a ti tanto como a su otro progenitor. El pedirle que oculte temas es poner esa lealtad en una cuerda floja lo cual genera mucho conflicto interno en los hijos.

 

No compares las familias: Recuerda que tus hijos biológica y ancestralmente vienen de dos linajes diferentes. Ambos han de ser honrados y respetados por el máximo bien de tus hijos.

 

No descalifiques a tus hijos diciéndoles que son igual al tu ex: ¿Utilizas “los defectos del padre o madre” para descalificar a tu hijo? Eres igual de mal geniudo que tu padre, o … te estas poniendo igual de gorda que tu madre.

 

No critiques al padre o madre de tus hijos frente a ellos: ¿Tú crees que con esto conviertes a tus hijos en tus aliados? Todo lo contrario, creas en su interior un sentimiento de rechazo y lejanía hacia ti.

 

No pongas en tela de juicio los sentimientos del niño hacia su padre o madre: “No puedo creer que quieras tanto a ese hombre que jamás ha visto por ti …” Por supuesto que independientemente lo que haga o deje de hacer por ellos el amor hacia los padres también es incondicional.

 

Evita la triangulación en la comunicación: Esta debe ser entre los padres y si tienen dificultades para ello es importante buscar la ayuda de un profesional que sea el intermediario, para así sacar al niño de en medio.

 

Nadie ocupara el lugar de mamá o papá, aunque una pareja nueva llegue: hay situaciones en donde los papás biológicos no están presentes y llega otra figura a la vida de los niños, está bien. Pero es importante que ellos sepan que madre y padre hay uno y que nada ni nadie suplirá ese lugar especial.

 

Estoy segura de que en la medida en la que apliques estos consejos tanto tu como tus hijos se verán beneficiados de esté proceso y no tendrá por qué ser la peor tragedia de sus vidas. No tomes ninguno de estos puntos a la ligera y trabaja con tus emociones no resueltas para que seas capaz de manifestar la vida que tú y tus hijos merecen.

 

Compártelo con todas las familias que conozcas que estén pasando por esta situación. Ayúdame a repartir consciencia y sanación.

 

Con amor,

Claudia

 

Te interesa:

El gran desafío de las familias ensambladas. Da clic aquí para leer. 

 

El divorcio, ¿pretexto para etsra ausente?

To Top