berrin

¿Qué hago con los berrinches de mi hijo?

Estoy segura de que, no importa tu profesión o tu preparación al respecto, esa vez en que tu niño se tiró al suelo en medio de la calle gritando “¡nooooooo!” de seguro te preguntaste algo como:

“¿Y qué hago ahora con esto?”

Todos los padres podemos jugar un papel crucial en las vidas de nuestros hijos si nos preparamos para ser los mejores padres que podamos ser. Y uno de esos momentos en que nuestras destrezas parentales se ponen fuertemente a prueba es ante el berrinche.

Algunos puntos relevantes:

  • Los berrinches típicamente surgen a los 2 años (los terribles 2 no tienen que ser tan terribles, da clic aquí para leer más), y comienzan a bajar de intensidad a los 4 años.
  • Al menos 3 de cada 4 niños de estas edades tienen berrinches ocasionales.
  • El que un niño de estas edades no haga berrinches no necesariamente es indicador de un buen manejo como padres. Es normal que les cueste trabajo expresar lo que necesitan y que lleguen a hacer berrinches de vez en cuando.
  • Cómo tú respondes como padre es clave en el manejo del berrinche. Reprimir la expresión de sus emociones no es sano, como tampoco permitirlo sin marcar límites o establecer reglas.
  • Los padres necesitan aprender a desarrollar su empatía, a mantener la calma ante el estado del niño y a leer y entender la necesidad real que el niño expresa.

¿Qué es un berrinche?

El berrinche es el resultado de la necesidad de un niño pequeño de expresar su frustración por algo que necesita y no encuentra la manera de pedir o resolver.

OJO: No sólo a los niños pequeños les cuesta expresar lo que necesitan. ¿Cuándo fue tu berrinche más reciente?

¿Cuáles son las causas más importantes detrás de todo berrinche?

Existen 5 Causas Clave:

  • Cansancio
  • Hambre
  • Soledad
  • Dolor
  • Enojo

El enojo es una categoría amplia. Hay muchos detonadores del enojo en el niño. Algunos factores en su ambiente que pueden contribuir a causar berrinches son:

Si bien todos estos factores generan estrés en el niño, el berrinche surge cuando el niño

  • no obtiene el objeto que desea, o
  • no se siente comprendido.

5 Pasos para manejar el berrinche

  1. Respira profundo, no te enganches. No se trata de ti, le está pasando a tu hijo. Si comienzas a gritar, la bola de nieve se hace más grande. Sermonear tampoco funciona.
  2. Reconoce qué le está pasando a tu hijo. De las 5 causas clave, ¿cuál es? Cansancio, hambre, soledad, dolor o enojo.
  3. Conecta con él. Acércate y tómalo de los brazos amorosamente, híncate para verlo a los ojos. Deja que ventile unos segundos. Ya que explotó y descargó parte de la frustración, hazle saber que ahí estás. No trates de razonar con él mientras está en el berrinche.
  4. Resuelve. Ya que sabes cuál es la causa clave, atiéndela. En muchos casos no se podrá resolver inmediatamente. Ejemplo: estás en el coche y te pide unas galletas de la tienda. Dices “no” y comienza el berrinche. Lo que tiene tu hijo es hambre. Sé empático y dile: “Sé que tienes hambre, en unos minutos llegaremos a casa y podrás comer.” Aunque el llanto continúe, le haces sentir que lo entiendes y que estás ahí. En otros casos el berrinche llega por algo que realmente no necesita. Al no resolverlo se provoca enojo, y es lo que hay que atender. Ejemplo: estás en el supermercado y tu hijo quiere un juguete. Se enoja y comienza a hacer berrinche. Lo que hay que resolver es el enojo. Si le compras el juguete para que no se enoje, el niño relaciona que esa es la manera de obtener lo que quiere. Sé firme y amoroso con los límites.
  1. Recuenta. Una vez pasado el berrinche, lo que toca es ayudarle a darse cuenta de qué pasó. La mejor manera es a través de un cuento, en donde los personajes sean animales que representen la escena tal como sucedió. Ejemplo: “Un día las hormigas fueron de paseo en el carro, cuando de repente la hormiga pequeña comenzó a gritar que quería unas galletas de la tienda. Mamá hormiga le dijo que no, porque ya iban a llegar a la casa a comer. La hormiga pequeña le gritó a su mamá cosas feas y comenzó a patalear en su asiento. Mamá hormiga detuvo el coche, la miró a los ojos y le dijo: ‘Entiendo que estés enojado, pero no está bien que me insultes así. Ya pronto llegaremos a la casa y comerás comida rica.’ La hormiga pequeña siguió enojada por unos minutos, luego jugó en el carro y cuando llegó a su casa comió una comida rica y nutritiva que mamá preparó.” Este recurso le ayuda al niño a procesar la experiencia. No se trata de él, sino de la hormiga. No hubo necesidad de sermonear, agredir o hacer sentir culpable al niño. El cuento elimina la culpa que pueda sentir y genera consciencia. Poco a poco entenderá cómo hacerse responsable de su enojo. La próxima vez escuchará más las palabras de “mamá hormiga”.

Tips para prevenir los berrinches

  1. Sé consistente en el ritmo. Crea rutinas estables que te permitirán conocer y respetar sus patrones de hambre y sueño. Créeme, salir al supermercado con un niño bien comido y bien descansado puede marcar la diferencia entre el cielo y el infierno para los padres.
  2. Comunícale lo que vas a hacer. No subestimes su capacidad para entenderte. Avísale con tiempo (5 a 10 minutos) si habrá un cambio de actividad.
  3. Prepara el ambiente. Que no haya tentaciones a la mano (dulces, figuras u objetos rompibles que quiera y no deba tocar, etc.) que puedan convertirse en batallas.
  4. Evita que se sienta sólo. Es importante que tenga un juguete a la mano, de preferencia que él haya escogido antes.
  5. Anticipa las reglas del juego. Si vas a ir a la tienda pero no comprarás dulces o juguetes, explícaselo antes de entrar. En la tienda hazlo participar: que te ayude a agarrar las cosas de la lista de compra, y con un crayón grande vaya tachando lo que él trajo. Esto les encanta y los mantiene ocupados.

Si los berrinches son cada vez más frecuentes, no han parado alrededor de los 4 años, o se lastima o lastima a alguien al hacerlos, es momento de actuar y pedir ayuda profesional.

Aprender a manejar los berrinches y la frustración en nuestros niños es un paso indispensable para los retos que continuarán en la maravillosa aventura de ser padres.

Con cariño,

Gaby González

P.D.: ¿Quieres profundizar en este tema? Ve el siguiente video: Da clic aquí

Regístrate para tener acceso al Método que ha cambiado la vida de miles de padres.

Respetamos tu privacidad no enviamos spam

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top