blog

Qué difícil es separarse de los hijos por unos días

Desde que nació Romina hace un poco más de 2 años, he estado a su lado prácticamente todos los días. Lo más que había llegado a estar lejos de ella fueron algunas horas en lo que yo iba al trabajo y ella estaba en la guardería. A raíz del fallecimiento de mi papá, hace un poco más de 1 mes, Romi estuvo con nosotros aquí en México por varios días. Pero llegó la fecha en la que se regresó a Argentina junto con mi esposa, y yo me quedé a ayudar a mi mamá con todos los tramites que surgen en este tipo de situaciones. Esta ha sido la primera vez en la que he estado muchos días alejado de mi hija, y han sido momentos difíciles.

Ha sido un cambio en la rutina, para ella y para mí solo poder vernos en fotos o videollamadas (después de estar acostumbrado a verla todos los días, a bañarla, a hacerle de comer y jugar con ella, entre otras cosas). Para Romi, los primeros días fueron desconcertantes ya que no entendía que estaba sucediendo. El por qué papá no estaba ahí. Me comentaba mi esposa, que a veces en las noches despertaba llorando y preguntando por mí. En las mañanas al llevarla al colegio, en algunas ocasiones lloraba y su comportamiento era inusual. Inclusive llegó a darse el caso un par de días en que mi esposa la dejaba en el colegio con chupón -algo que no había sucedido antes. La mayoría de las veces, se le pasaba después de unos minutos y volvía a ser ella misma en las clases. Otras pocas ocasiones, se quedaba tranquila, pero comentaban las maestras que había estado algo sensible durante el día.

En las tardes, al tener una videollamada con ella, inmediatamente le cambiaba el ánimo y el humor. Ya se ponía a reír, a saludarme, a jugar conmigo y a platicarme. Unas dos o cuatro veces, si me hizo saber que estaba “enojada” conmigo por no estar ahí. Se le notaba en la cara. Pero también se aseguraba de que yo lo entendiera al verme fijamente y decirme “no papi” mientras me volteaba la cara. Conforme pasaron los primeros días, fue dejando a un lado ese enojo.

Eso sí, invariablemente, cada vez que me despedía de ella, nos tardábamos unos 10 minutos en que aceptara en terminar la videollamada. Su reacción al escucharme decirle “bye bye”, era la de darse la vuelta y salir corriendo mientras gritaba “no bye bye papi”. Mi esposa salía corriendo detrás de ella con el celular en la mano. Romi se ponía a jugar a las escondidillas al mismo tiempo que quería que la “persiguiera” como cuando estamos juntos. Al final, ya con una gran sonrisa, y de mejor humor, ya me decía “bye bye papi. Te quero, te etrano”, me daba un beso y un abrazo (lo hacía a la pantalla del celular) para cerrar con un gesto con su manita.

En este tiempo he sentido y entendido lo que mi esposa me comentaba cuando salía de viaje por trabajo. Me decía que extrañaba mucho a la nena. Aunque siempre he sido empático con mi esposa en esos sentimientos, realmente comprendí lo que ella sentía hasta este momento. La experiencia de estar lejos de Romina, tanto para mi esposa como para mí, ha sido una sensación difícil a veces para los dos. En esta ocasión, también ha sido complicado para ella, ya que ha visto, y vivido, de primera mano los momentos por los que Romi ha pasado. El saber que mi hija ha tenido instantes no muy agradables por mi ausencia, me ha puesto triste. Al final de cuentas, la niña solo tiene 2 años, no entiende el por qué papi no está con ella como lo había hecho toda su vida y solo lo ve por video.

Hoy en día, he comprendido varias cosas que solo podía entender hasta que fuera papá. Como cuando mi mamá lloró mientras se subía al auto junto con mi papá el día que me llevaron a la universidad y me dejaron ahí. (No los volvería a ver durante unos meses al terminar el semestre y que regresaría de vacaciones a México). Y esto se repitió durante toda mi carrera. También entendí mejor a mi esposa cuando salía de viaje por un par de días y me decía que la extrañaba mucho.

No importa si es por unos días o varias semanas, el estar alejado de Romina, ha sido difícil para los tres -mi esposa, mi hija y yo. Gracias a Dios, la nena, ya ha ido de alguna forma regresando a ser ella misma. Va aprendiendo a vivir el día a día con la noción de que papi en estos momentos no está con ella pero que la sigue queriendo más cada día. Mi esposa y yo le explicamos los motivos por los cuales no estoy con ella, y le aseguramos que pronto ya estaré de regreso. Le digo que la amo mucho y que la extraño, y que no deja de ser importante para mí. Espero con ansia el día en que la abrace nuevamente y estemos los 3 reunidos. Qué difícil es separarse de mi hija por unos días…no imagino mi vida sin ella.

Rafael Rojas

Te interesa:

El poder de la palabra. 

Yo no entiendo a la gente grande.

Solo los burros se aburren. 

Rafael Rojas
Sígueme

Rafael Rojas

Bloguero de corazón y director de profesión at Descubriendo a papi
Papá primerizo a los 40 años de una hermosa niña llamada Romina. Comparte sus aventuras y experiencias en la paternidad a través de su blog donde escribe apasionadamente acerca de su mayor inspiración: su hija. Asimismo, trabaja como Director de operaciones en una empresa dedicada a la Consultoría y Desarrollo de Tecnología, en la que pone en práctica lo aprendido en sus estudios de Administración de Empresas en la University of California, Riverside (Estados Unidos).
Rafael Rojas
Sígueme

Rafael Rojas

Papá primerizo a los 40 años de una hermosa niña llamada Romina. Comparte sus aventuras y experiencias en la paternidad a través de su blog donde escribe apasionadamente acerca de su mayor inspiración: su hija. Asimismo, trabaja como Director de operaciones en una empresa dedicada a la Consultoría y Desarrollo de Tecnología, en la que pone en práctica lo aprendido en sus estudios de Administración de Empresas en la University of California, Riverside (Estados Unidos).

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

 

 

Al suscribirte, recibirás vía correo  un mail con el título “AQUÍ ESTÁ TU GUÍA” que incluye la guía “8 prácticas para criar niños equilibrados y felices”.

 

No olvides agregar nuestro correo contenido@ninosdeahora.tv a tu lista de contactos para recibir todo el contenido.

 

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.