manipulando

No te quiere manipular

Es común escuchar entre los padres de niños pequeños, e incluso de bebés, frases tales como “¡Te está manipulando, no le pasa nada!”, “¡Solo está dispuesto a hacer lo que él quiere!”, y la más famosa de todas: “¡Ya te tomó la medida!”.

Nada más alejado de la realidad que dichas frases; sin embargo, los adultos las decimos cuando tratamos de justificar el porqué de haberle cedido el control de la vida familiar a nuestro pequeño, o el hecho de que vivimos en una constante lucha de poder con él. Para entender esta situación es necesario revisar de manera general cómo es el desarrollo emocional de un niño y cómo va manejando el control y la voluntad; también es importante revisar cuál es la mejor manera de actuar por parte de los padres, para garantizar un desarrollo que permita autonomía y un adecuado nivel de autoestima en el pequeño.

0-6 MESES

Cuando apenas ha nacido el bebé, dedica toda su energía a procesar la información que viene de dentro de su cuerpo, a tratar de calmar sensaciones desagradables como hambre y frío, y a intentar regular lo más posible la cantidad de estímulos que empieza a recibir.

Los bebés en esta etapa dependen totalmente de los padres para cubrir sus necesidades básicas y la única forma de comunicación que conocen es el llanto, por lo que cada vez que tengan una necesidad llorarán buscando ayuda para satisfacerla. Así que cuando llore tu hijo, debes entender que tiene una necesidad real que hay que cubrir, ya sea física (comida, frío, cambio de pañal, etcétera) o afectiva. Es fundamental que ambas necesidades se consideren igual de importantes, puesto que el desarrollo del pequeño dependerá en gran medida de cómo sean cubiertas.

Entonces, el bebé, lejos de manipular, solo trata de entender qué tan importante es para ti; si no lo procuras, crecerá sintiendo que no es importante.

Así, una de las grandes labores como padres en esta etapa es justamente ayudar al bebé a sentirse cuidado y en un ambiente acogedor y seguro; es decir, la de recibir atención a sus demandas, lo que le genera bienestar.

6-12 MESES

Ahora tu hijo ya se sienta, explora el mundo de otra manera y usa sus manos para tomar objetos. Durante los siguientes seis meses aprovechará su energía para conocer y controlar su cuerpo. La maduración y el hecho de que ustedes como padres hayan escuchado y atendido sus necesidades fomentan que pueda establecer relaciones más sólidas y con más gente, y que empiece a demostrar más su sentimientos a través de  sonrisas, pucheros… De nuevo es labor de los padres ayudarle a entender lo que siente y permitirle que lo exprese con libertad, esto impulsará su autoestima.

Una de las características de una fase que se presenta alrededor de los ocho meses, llamada “angustia de separación” o, coloquialmente, “mamitis”, consiste en que el bebé se da cuenta de que mamá y él son personas separadas; esto le genera angustia y ansiedad cuando ve que ella se va: ¿quién me va a cuidar?, ¿se puede apartar de mí?, ¿qué hago con todo esto que siento? La única manera en que el niño puede expresar su angustia es a través del llanto, y para manejarlo es necesario tranquilizarse y vivir una y otra vez experiencias en las que él se dé cuenta de que no será abandonado; los padres deben hacerle saber al niño que ellos permanecerán a su cuidado, que no lo abandonarán aunque por momentos se alejen de él.

Una de las estrategias que funciona mejor para que un niño controle más rápido la angustia desde un inicio es darle estructura a su vida diaria. Los padres que logran estructurar todas las actividades que hacen durante el día transmiten calma y seguridad, y eso es lo que un pequeño necesita. Por eso te recomiendo establecer horarios respecto a las actividades cotidianas de tu hijo; por ejemplo, las comidas, las siestas, la hora del baño, entre otras; asimismo, los espacios dentro de la casa deben ser respetados para llevar a cabo ciertas actividades. La repetición diaria de las mismas actividades en los mismos horarios y dentro de los mismos espacios brindará estabilidad y certeza al niño, lo cual fomentará un adecuado desarrollo de su autoestima.

12-18 MESES

Uno de los grandes descubrimientos de esta etapa es  la VOLUNTAD: ¡me muevo como quiero, mi cuerpo está articulado y puedo dirigir mis movimientos! Se logra gracias a la maduración y a la posibilidad de caminar, y si analizamos la situación desde la perspectiva del bebé, es un descubrimiento maravilloso. Sin embargo, la aparición de la voluntad hace que el niño quiera hacer cosas para las que todavía no está listo, o que quiera impedir que los padres le hagan cosas necesarias como cambiarle el pañal, sentarlo en la sillita del coche, por ejemplo.

El niño trata de ser más independiente, hacer cosas solo, y es importante permitirle que explore y que lo intente, ya que la sensación de triunfo y éxito es grande cuando lo logra.

Los primeros signos de su personalidad empiezan a destacarse con más claridad, se empieza a dar cuenta de la amplitud tan extensa de emociones y comportamientos que experimenta y a través de la comunicación ya establecida con sus padres busca retroalimentación, comprensión y reflejo de sí mismo.

La búsqueda de independencia y la necesidad de hacer todo sin ayuda se imponen sobre el control que los padres tenían sobre él; empieza una lucha de poderes por tratar de tener control. Te recuerdo que no es que te quiera manipular, es que quiere descubrir hasta dónde es capaz de llegar.

Cuando los padres logran ponerse de acuerdo con el niño y permitir los tiempos y espacios para que intente ser independiente, la relación vuelve a la armonía. Generalmente es necesario modificar horarios y rutinas cotidianas para que estas contemplen esas nuevas características de personalidad que empieza a mostrar el niño.

18-24 MESES

Una vez que ha logrado controlar y dominar su cuerpo y sus movimientos, el chico descubre que los objetos también pueden ser manipulados; empieza a través de ensayo y error a medir la fuerza necesaria para cargar, empujar, subir, bajar. Es una etapa en que los niños mueven las cosas de lugar, tratan de meter unos objetos en otros… Así tratan de extender el control que han logrado sobre su cuerpo, a los objetos.

Esta también es una etapa ambivalente, de quiero-no quiero; el “no” empieza a adquirir importancia y significado y, si mamá y papá lo usan, ¿él por qué no? De este modo, el niño trata de incorporar situaciones de control a su vida cotidiana; ya controló su cuerpo, ya controla los objetos, y ahora intentará controlar a las personas. No es que esto sea malo o que tu hijo sea dominante, sino que prueba hasta dónde es capaz de llegar su control, y depende de ti que tenga claras las líneas que no debe pasar.

Es importante que los padres empiecen a tiempo a establecer los límites que la edad del niño permita; los límites deben ser entendidos como una guía de referencia para él, que le permita saber lo que está bien y lo que no está bien (él aún no lo sabe, es papel de los adultos enseñárselo). Los límites no deben ser percibidos como castigos o reprimendas constantes.

Para que estos verdaderamente funcionen es necesario que sean permanentes en tiempo y espacio, que no representen un enfrentamiento entre el niño y la autoridad, pero que sí marquen las reglas sociales de convivencia.

LO QUE SÍ Y LO QUE NO DE LOS LÍMITES

  • Ser firme
  • Ser perseverante
  • Dar alternativas
  • Mantener el control
  • Conservar los hábitos
  • Ser divertido y creativo

NO

  • Agredir
  • Ceder
  • Dar grandes explicaciones
  • Perder el control
  • Imponerse por la fuerza

3-4 AÑOS

Es cuando los niños se hacen conscientes del mundo que les rodea; como ya han logrado la autonomía, empiezan a elegir a las personas con las que se quieren relacionar. Empiezan a decidir con quién y a qué jugar. Establecen juegos exclusivos con sus pares, en los que ya no involucran a los adultos; eso puede hacer que te sientas excluida, pero es solo una señal de que has hecho muy bien tu trabajo como mamá, y de que tu hijo se dirige hacia la independencia.

Es importante enseñarle a negociar desde esta edad, pero esto únicamente es posible si papá y mamá son negociadores también; cuanto más traten de imponerse, menos acuerdos podrán lograr con el niño e intentará que siempre se haga lo que él quiere o necesita.

Si logras acompañar a tu hijo por las diferentes etapas de su primera infancia a partir de los cuatro o cinco años, la relación será más cordial y con menos contradicciones y desencuentros.

Pero es importante que recuerdes que él no quiere manipularte, simplemente está aprendiendo a vivir en este mundo y a tener la capacidad de aplazar sus deseos y necesidades porque la sociedad así lo exige; esto lleva tiempo.

Ten paciencia, sé firme y constante con los límites, no tomes como cuestiones personales los enfrentamientos que puedan tener; él también está aprendiendo a desarrollarse. Y, sobre todo, disfruta y diviértete con tu niño descubriendo lo maravillosas que pueden ser las relaciones humanas.

¡SUERTE!

Psic. Mariana Ruiz de Gymboree México.

 

Mariana Ruiz forma parte del maravilloso grupo de especialistas que se presentarán del 16 al 20 de mayo en la Segunda Cumbre Internacional Padres de Ahora. La emisión en vivo será gratuita pero puedes adquirir la Cumbre a un super precio especial una vez que te registres. ¡No pierdas la oportunidad de conservar todas las conferencias!

Para leer más de Mariana visita:

Mariana Ruiz
Sígueme

Mariana Ruiz

Gymboree bei Gymboree México
Actualmente ejerce como asesora de crianza y paternidad en consultorio privado, así como psicoterapeuta de juego con niños.

Da pláticas y talleres en diversas instituciones públicas y privadas a padres de familia y capacitando personal de instituciones educativas diversas.
Mariana Ruiz
Sígueme

Últimos artículos de Mariana Ruiz (Ver todo)

Mariana Ruiz

Actualmente ejerce como asesora de crianza y paternidad en consultorio privado, así como psicoterapeuta de juego con niños. Da pláticas y talleres en diversas instituciones públicas y privadas a padres de familia y capacitando personal de instituciones educativas diversas.

To Top
nino-haciendo-berrinche

"Regístrate gratis y aprende a desactivar la BOMBA de los Berrinches en 7 pasos".

Regístrate gratis a esta clase maestra con la que lograrás:

  • Saber qué hacer cuando tus hijos no aceptan los límites
  • Identificar que es un berrinche y cómo manejarlo

You have Successfully Subscribed!