achaques

Mi experiencia con los achaques del embarazo

Los primeros tres meses de mis dos embarazos fueron de los mas difíciles de mi vida ¿Quién invento ese término de las “nauseas matutinas”? Mis nauseas eran continuas, todo el día y a toda hora! Al mismo tiempo sentía una total falta de energía, un cansancio constante. Sobre todo en mi primer embarazo me preguntaba: “dónde está la felicidad y plenitud de la que tanto se habla durante el embarazo? “

Me sentía tan mal físicamente que eso permeaba mi estado de ánimo y algunos días hasta me sentía medio deprimida y luego culpable por sentirme así. No entendía por qué tanto malestar si desde afuera no se veía nada!

Un día durante mi meditación de la mañana, caí en la cuenta del milagro que estaba sucediendo adentro mío: mi cuerpo estaba creando a otro ser humano desde cero! Vaya trabajo! En ese momento algo cambió en mi; en primer lugar entendí sobre todo el por qué de mi cansancio constante: me planteé ¿cuánta energía se necesita para crear a una personita? y decidí dejar de pelearme con mis achaques y empezar a escuchar más a mi cuerpo y a mi instinto. Literalmente me sentía como una gallina empollando!

A partir de entonces me permití bajar mi ritmo de vida y mis exigencias, a descansar si estaba cansada y entregarme a ese nuevo espacio de recogimiento, a aceptar lo que sentía y a poder ver hacia adentro mío, agradeciendo no solo lo que estaba sucediendo a nivel físico sino pudiendo darle voz a mis emociones.

 

Decidí comenzar a escribir un diario íntimo, una especie de bitácora de viaje donde poder volcar libremente y de forma instintiva todo lo que fuera apareciendo en mi mente y mi corazón, como cuestionarme si era el momento idóneo para ser mamá, si iba a ser buena madre, si como pareja estábamos listos para tener un hijo y qué aspectos de nuestra pareja no estaban funcionando. Y me di cuenta de que casi mágicamente, mientras daba voz a mis emociones y todo lo que traía atravesado en ese momento de mi vida, mis malestares físicos empezaron a disminuir.

También comencé a escribir mis sueños en cuanto despertaba por la mañana. Me di cuenta cuán reveladores son los sueños, sobre todo durante el embarazo. Nuestro inconsciente se da permiso de expresar todas nuestras fantasías y temores, y mis sueños me dieron pistas claras para saber qué áreas de mi persona necesitaba trabajar en preparación a convertirme en mamá.

Por suerte existen un montón de remedios naturales útiles para lidiar con las molestias físicas durante el embarazo, las cuales te comparto en este video, pero más allá del aspecto físico, si estás experimentando alguno de estos achaques durante tu embarazo, te invito a darte el espacio de introspección para conectar de forma sincera con tu mundo emocional y expresarlo de algún modo, ya sea escribiendo, como lo hice yo o bien hablándolo con alguien de tu confianza que simplemente esté dispuesto a escucharte sin juzgar ni dar consejos o a darte un abrazo o un hombro sobre el cual llorar.

A cada una nos sirve una vía diferente. Si eres una persona más física, puede servirte poner música y danzar libremente conectando con tus emociones, sin el objetivo de que se vea estéticamente lindo sino dándole curso a lo que sientes a través del movimiento. Si lo tuyo es la expresión plástica, puede servirte pintar, garabatear libremente o incluso esculpir algo. De lo que se trata en esta propuesta es de darle una vía saludable de expresión a todas esas emociones, miedos y dudas que suelen aparecer cuando nos enfrentamos con la realidad de que tendremos un hijo y nos convertiremos en mamás. Verás lo liberada que te sentirás después.

Compártenos tus miedos y sensaciones durante tu embarazo y cuál fue el medio de expresión que te sirvió para darles voz. Apoyémonos como comunidad de mujeres para caminar juntas este momento tan maravilloso de la vida, sabiendo que no estamos solas. Con cariño,

Glenda

Nacer en Paz
Nacer en Paz

Últimos artículos de Nacer en Paz (Ver todo)

To Top