dos

Los ¿terribles? dos

Mi hijo está a días de cumplir dos años. El problema que tengo con él es que me agrede con jalar mi cabello, pellizcos y su llanto o berrinche es muy estresante, no tengo la menor idea de cómo controlarlo. ¿Me podrían aconsejar? Una mamá preocupada.

Este comportamiento que describes es típico de la edad. Están empezando los berrinches.

Cuando tu niño jale pelo, golpee o agreda:

1- Marca con firmeza el límite. La regla es: no hacer daño a otros ni a ti mismo. Puedes sujetar sus brazos con firmeza, sin lastimar, sólo conteniendo. Le dices “No me pegues” “No te lastimes”…

2.- No pegarle. Si tú le pegas, probablemente ganes la pelea, pero perderás la batalla. Le estás enseñando que (a) se vale pegar, y (b) los grandes le pueden pegar a los pequeños (principio del bullying).

3.- Atiende la necesidad real. La solución está en comprender qué es lo que le frustra e intentar resolverlo con él. Cuando haces esto consistentemente, él poco a poco comprende que a ti te importa cuando él está frustrado, y que siempre intentas resolverlo aunque no siempre se pueda. Con el tiempo aprenderá a tolerar la frustración.

Con niños más grandes (a partir de 4 años) una manera de encausar el enojo es enseñándole a pegarle a un cojín para descargar. También funciona hacer figuras de plastilina y aplastarlas. Esto toma tiempo y práctica, porque si está enojado contigo, te va a querer pegar a ti y no a un colchón. Quiere que te duela lo que a él le está causando dolor o frustración por dentro. Es su manera de hacer que entiendas lo que él está sintiendo. Por eso la solución real siempre es a través de la empatía.

Con tu niño apenas comienza el proceso. Si eres consistente con el método que te describimos, cuando tenga 4 años ya sus berrinches habrán disminuido muchísimo, casi desaparecido.

La mayoría de los padres reprimen el berrinche con castigos, regaños, incluso nalgadas o agresión. Esto funciona en el momento pero sólo pospone y agranda el problema, no lo resuelve (lo que siembres en la infancia surgirá en la adolescencia). Comprender a tu niño y acompañarlo en su proceso gradual de maduración requiere más preparación y paciencia. La paternidad consciente se trata de aprender a amar y acompañar a nuestros hijos con sabiduría.

Tú decides cuál camino tomar.

Con cariño,

Gaby González.

 

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top