ley

La nueva ley apoya el parto humanizado en México: conócela y hazla valer!

Estamos de festejo! Finalmente después de tantos años la ley en México respalda el parto humanizado y los derechos de la mujer en el parto.

El gobierno acaba de anunciar  la nueva Nom-007 (NORMA Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, Para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida).

Esta norma es la ley que rige la atención del parto bajo la cual todos los prestadores de salud deben atender. Debo comentarles con orgullo que desde la Asociación civil Parto Libre , de la cual formo parte, contribuimos en la revisión y comentarios para esta nueva versión de la ley

Como grandes avances la ley menciona:

– La humanización del parto, favorecer el parto y evitar las cesáreas: 5.5.1 En todo establecimiento para la atención médica se deben aplicar las normas y procedimientos para la atención del parto y favorecer la seguridad emocional de la mujer, así como su bienestar durante todo el proceso, siendo prioritario facilitar el parto. En especial, en mujeres primigestas, se debe propiciar la conducción no medicalizada del trabajo de parto y el parto fisiológico, siempre que no exista contraindicación médica u obstétrica. Estas medidas procuran la atención de calidad y respeto al derecho de la mujer a un parto espontáneo, así como reducir el índice de cesáreas, morbimortalidad y el riesgo de complicaciones a largo plazo.

– La importancia de evitar una cesárea: 5.5.20.5 En caso de realizar la operación cesárea, es necesario registrar con detalle en el expediente clínico los diagnósticos que condujeron a dicho procedimiento quirúrgico, y el o los profesionales de la salud responsables de la decisión.

5.5.20.6 Debe informarse oportunamente a la mujer de esta decisión y sus fundamentos, lo que también debe registrarse en el expediente clínico, incluyendo los riesgos y beneficios asociados y las consideraciones en futuros embarazos y partos después de la operación cesárea.

El respeto: 5.5.3 Ninguna persona que preste servicios de ginecología y obstetricia, discriminará o ejercerá algún tipo de violencia hacia la mujer en trabajo de parto.

– El derecho a movernos libremente durante todo el trabajo de parto y adoptar las posiciones que más nos acomoden: 5.5.5 Durante el trabajo de parto….se propiciará la deambulación alternada con reposo en posición sentada o de pie, siempre y cuando el establecimiento para la atención médica cuente con el espacio suficiente y seguro, respetando la posición en que la embarazada se sienta más cómoda, en tanto no exista contraindicación médica. Si la madre escoge recostarse deberá recomendarse el decúbito lateral izquierdo para prevenir hipotensión materna y riesgo de hipoxia fetal.

Desaconseja las prácticas agresivas e innecesarias como:

– La conducción del trabajo de parto con oxitocina sintética: 5.5.7 La inducción y conducción del trabajo de parto, así como la ruptura artificial de las membranas, se debe realizar según el criterio médico, basado en evidencias y con atención personalizada previa información y autorización de la paciente, mediante el consentimiento informado.

– El rasurado, enema, los tactos vaginales repetitivos y la episiotomía (la incisión quirúrgica que suelen hacer en el periné al momento de la coronación): 5.5.9 A la recepción de la embarazada en trabajo de parto, la tricotomía vulvoperineal y la aplicación de enema evacuante, no serán de aplicación obligatoria, excepto en los casos que por indicación médica así se requiera. Asimismo, se debe reducir el número de tactos vaginales. En todo caso, la mujer debe ser informada previamente y debe existir nota médica en el expediente clínico. Se recomienda realizar episiotomía de manera selectiva dependiendo de la valoración clínica.

– La maniobra de Kristeller (empujar la panza al momento del pujo): 5.5.14 Durante el periodo expulsivo, no debe realizarse la maniobra de Kristeller ya que los riesgos para la madre y el feto son elevados.

– La revisión manual de cavidad uterina después del nacimiento de la placenta (la cual es sumamente dolorosa e innecesaria): 5.5.18 La revisión manual o instrumental de la cavidad uterina no debe realizarse de manera rutinaria; no es una maniobra sustitutiva de la comprobación de la integridad de la placenta. Sólo ante la sospecha de retención de restos placentarios, previa información a la paciente, bajo estricta técnica de antisepsia y analgesia, se debe realizar la revisión de la cavidad uterina por personal calificado.

– La protección y fomento de la lactancia materna exclusiva y el apego inmediato piel a piel entre mamá y bebé después del parto: 5.6.1.3 Inicio de la lactancia materna exclusiva a libre demanda dentro de los primeros 30 minutos de vida de la persona recién nacida, en mujeres y recién nacidas/os cuyas condiciones de salud lo permitan.

– El alojamiento conjunto y la incorporación de parteras y enfermeras  en la atención del parto, entre otras cosas.

Mujeres mexicanas: la ley ahora nos respalda para vivir un parto humanizado! Conócela y exige que se respete en tu parto.

Puedes acceder al texto completo de la ley en este enlace: Norma oficial mexicana para la atención del parto

Con inmensa alegría:
Glenda.

Nacer en Paz
Nacer en Paz

Últimos artículos de Nacer en Paz (Ver todo)

To Top