oton%cc%83o

El ritmo y el aprendizaje en los niños

¿Qué pasa cuando el niño está mucho tiempo haciendo tarea?

¿Por qué está irritables cuando no han dormido bien?

¿Qué cuando pasan mucho tiempo jugando y muy poco trabajando?

Conocer el ritmo en el proceso natural de vida y en el aprendizaje nos permite tener otra perspectiva para comprender a nuestros hijos.

Entender que los principales procesos de la naturaleza, como el día y la noche, la respiración, las fases de la luna, la llegada de la primavera, el verano y el paso al otoño e invierno, son dualidades necesarias para que la vida funcione nos permite conocer la importancia del ritmo en la vida.

Por ejemplo para que tu cuerpo esté sano y vivo necesita inhalar y exhalar, ir a fuera y hacia adentro.

En primavera y verano experimentamos la expansión, todo está cálido, los días son más largos, prevalece la luz sobre la oscuridad. Queremos pasar más tiempo afuera, ir a la playa, tomar un picnic en un parque, vestimos ligeros, abrimos las ventanas, salimos en bici… expandimos nuestro ser al exterior.

Contrariamente, cuando llega el otoño y después el invierno experiementamos la contracción, todo está más frío, los días son mas cortos, prevalece la oscuridad. Queremos estar en casa, cerramos las ventanas, horneamos galletas, preparamos tés, chocolates, leemos un libro… nos contraemos.

En este mismo ciclo vivimos diariamente. Tanto niños como adultos necesitamos este proceso de contracción y expansión. Sin embargo, el ser humano puede pasar mucho tiempo en contracción (sentado frente a la computadora o haciendo trabajos escolares por horas) sin cambiar a la expansión. Esto provoca estrés, irritabilidad, desequilibrio y mal comportamiento. Entender este proceso nos permitirá acompañar a nuestros hijos de la expansión a la contracción de acuerdo a las necesidades que vayan presentando en el día.

El ser humano es el único ser vivo que no respeta este estado natural de contracción – expansión y esto trae consecuencias. El niño pequeño se vive conectado a estos ritmos. Sin embargo, nosotros los adultos lo alejamos de el. El cansancio, el estrés, la irritabilidad y hasta la enfermedad suelen ser el resultado de estos desajustes.

Por ejemplo, si tu hijo está muy irritable y ya no quiere estudiar más, permítele expandirse y acompáñalo. El juego libre es una gran oportunidad para descubrir sus habilidades.

Para ir a la cama, leer  un cuento de Hans Christian Andersen si es un niño pequeño, o sobre mitología Nórdica si tiene más de 10 años, permitirá que el niño se contraiga y se prepare para ir a dormir.

Como sabes, en días pasados tuvo lugar el equinoccio de otoño y con ello llegó la temporada de las hojas secas, las calabazas, el halloween en el norte del continente. En México se acercan las festividades de día de muertos, es una oportunidad increíble para pasar tiempo especial con tus hijos, hacer manualidades y… ¡oh! hablando de manualidades, mañana no te pierdas el Tiempo Especial que estaremos compartiendo contigo, trataremos este tema del ritmo y el cambio de estación. ¡Te va a encantar!

Con amor;

Gaby y Anita Zúñiga (Equipo Niños de Ahora)

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Últimos artículos de Gaby González (Ver todo)

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top