recurso

El error como recurso y gran maestro

Hace varios años, en uno de nuestros grupos de trabajo para padres con niños con Déficit de Atención y Dislexia, hicimos un ejercicio que les ayudó a cambiar radicalmente su enfoque en cuanto a los problemas de sus hijos.

Independientemente de si tu hijo tiene o no Déficit de Atención, te servirá muchísimo. Esto fue (en resumen) lo que hicimos:

Luis Carlos: Ponte de pie, deja un espacio delante de ti. Cierra tus ojos. Visualiza en ese espacio a tu hij@. Mientras lo haces, recuerda todas esas veces en las que te ha hecho pasar malos ratos. Las cosas que te desesperan, que te enojan y molestan de él/ella.

Gaby: Sin temor a lastimarlo, porque estás en un espacio seguro y él/ella no está realmente presente, atrévete a expresar todo lo que estás sintiendo y todo lo que piensas. Recuerda que si esto está dentro de ti, seguramente lo actúas con tu hij@ en casa, aunque no quieras. Atrévete a expresarlo sin miedo a lastimar.

Durante varios minutos, los padres expresaron lo que cada uno necesitaba decir:

  • Me choca que no haces tus tareas,
  • que se te olvidan los libros,
  • que no obedeces,
  • tu distracción constante,
  • que me haces quedar mal ante los demás, …

Luis Carlos: Ahora, con tus ojos cerrados, da un paso hacia delante, date media vuelta y toma el lugar de tu hij@. Tómate un momento para “encarnar” a tu hij@… “conviértete en él/ella”.

Gaby: Recibe todo lo que tu mamá/papá te acaba de decir. ¿Cómo te sientes al escuchar esto? ¿Qué te nace hacer cuando escuchas esto? ¿Qué necesitas responderle?

Los padres hablaron desde el lugar de sus hijos, expresando cosas como:

  • me duele mi corazón
  • me da miedo cuando me ves así
  • siempre que te enojas conmigo pienso que hay algo malo dentro de mí
  • siento que quieres que sea como tú, y no puedo
  • cuando me exiges cosas que no sé como dar, siento que no valgo para ti, que no me vas a querer…

Al ponerse en los zapatos de sus pequeños, comenzaron a darse cuenta del impacto que sus palabras y sus actitudes estaban teniendo en ellos. Lágrimas corrían por sus mejillas…

Hicieron este “cambio de rol”, de mamá/papá a hij@ varias veces, hasta que pudieron aceptarlos como son, con todo y sus “errores”, con sus defectos y sus dones. Reconocieron sus propios errores – su sobre exigencia, sus expectativas mal fundadas, sus miedos, su historia personal y cómo la proyectaban en sus hij@s, su ceguera y desconexión…

Este cambio de enfoque fue el principio de una gran transformación en cada uno de ellos. Ahora veían a sus hijos aceptándolos tal cual: con sus dones y sus retos. Dejaron de tratar de cambiarlos, y estaban dispuestos a acompañarles a crecer y a encontrar su lugar en la vida, aportando lo que cada uno trae.

El error, cuando lo aceptamos, deja de ser una falta o carencia y se convierte en un gran maestro. El padre consciente no le teme, lo abraza. Después de todo, no es posible llegar al acierto sin pasar por el error.

 

Un Abrazo
Luis Carlos y Gaby

 

Luis Carlos y Gaby
Sígueme

Luis Carlos y Gaby

Directores bei Niños de Ahora
Pareja de psicoterapeutas, padres de tres hermosos niños, coaches y conferencistas renombrados. Cofundadores de Niños de Ahora, son los creadores del Método Paternidad Efectiva, con el cual despiertan la sabiduría que sus alumnos llevan dentro para que ejerzan una paternidad consciente y efectiva.
El entrenamiento introductorio del Método Paternidad Efectiva ha sido tomado por más de 125 mil padres alrededor del mundo.
Luis Carlos y Gaby
Sígueme

Luis Carlos y Gaby

Pareja de psicoterapeutas, padres de tres hermosos niños, coaches y conferencistas renombrados. Cofundadores de Niños de Ahora, son los creadores del Método Paternidad Efectiva, con el cual despiertan la sabiduría que sus alumnos llevan dentro para que ejerzan una paternidad consciente y efectiva. El entrenamiento introductorio del Método Paternidad Efectiva ha sido tomado por más de 125 mil padres alrededor del mundo.

To Top