sindivorcio

El daño que causamos a los hijos cuando estamos divorciados sin estarlo

Parejas que comparten el mismo techo, pero emocionalmente hay una distancia de océanos. En donde la indiferencia, la desilusión y el maltrato en silencio están presentes en lo cotidiano.

Muchas personas pasan por esta terrible situación sin darse cuenta del deterioro físico, emocional y psicológico al cual están siendo sometidos y peor aún el ambiente tóxico y de desamor en el que están creciendo sus hijos.

Si este es tu caso no es crítica, deseo ayudarte. Es una situación muy dolorosa ante la cual parecemos ciegos o zombis porque no lo vemos. O quizá te suceda que es tal tu terror de salir de ahí que no encuentras la salida. Y si no es tu caso presta atención y lleva este mensaje a tus amigos que, si lo están, siempre conocemos a alguien que sufre mares por co-existir con alguien en donde hay puras penas y cero amor.

Lo peor de todo esto es que se utilizan a los hijos de pretexto para esta forma tóxica de coexistencia. Tememos herirlos, dejarlos sin familia, que estén más lejos de uno de los progenitores, pero, por más pretexto que pongamos el que se gana la medalla es, el miedo propio, este miedo que surge naturalmente de una relación co-dependiente que se alimenta de miserias.

Para este tema no hay mejor guía que el autor Walter Riso, psicólogo especialista en parejas, dicho autor lo dice de mil formas……

La persona que amamos debe contribuir a nuestra felicidad, ayudarnos a crecer como individuos y favorecer nuestra libertad e independencia.

Niégate a sufrir por amor.

Eso de que el amor de pareja no espera nada a cambio es un invento de los sumisos; si das quieres recibir. Es lo normal, lo recíproco.

El equilibrio está en ser capaz de respetarte a ti mismo y a los demás, etc.

Este autor nos ayuda a darnos cuenta que no es humanamente posible la co-existencia en pareja sin amor. Que más vale decir adiós y recoger nuestros pedacitos para volver a juntarlos que juntar los cachitos de toda una familia lastimada por el abismo emocional.

Ahora, los que nos preocupan son los niños, pero en ese enredo tóxico de estar sin estar, de estar sin amor, de profunda indiferencia e incluso agresión ya sea activa o pasiva, dejamos de ver que, lo que verdaderamente está enfermando el corazón de nuestros niños es precisamente esa forma de coexistencia.

No hay pretexto que valga para sostener la infelicidad y mucho menos para hacer partícipe de ella a los seres que más amamos.

Siempre la separación es un hecho doloroso, sin duda. Pero es cierto que en muchos casos es una acción saludable que puede restituir el bienestar individual y por lo tanto familiar.

Es un derecho humano, cósmico, divino buscar la paz, la felicidad y el bienestar individual. Es algo que mereces por el simple hecho de existir. Así que no limites tu existencia a una vida de miserias.

Con amor,

Claudia

Más de Claudia Sánchez Musi:

Qué es la alienación parental y cómo evitarla. Clic aquí para leer. 

Las demandas de una mamá separada. Clic aquí para leer. 

 

Descarga GRATIS el PDF con las 4 acciones clave que tus hijos necesitan

para asimilar el divorcio, soltar el dolor y volver a ser felices.

Da clic aquí: ninosdeahora.tv/hijodedosmundos

To Top