adolesce

Cómo prevenir y qué hacer ante la amenaza de suicidio en los jóvenes

Ayer viernes recibimos la noticia de una joven que aparentemente decidió quitarse la vida y “despedirse” en Facebook. Después de pasar el “shock”, decidimos hacer lo mejor que podemos hacer. Estamos aquí para proveer orientación, recursos y apoyo para nuestros niños y jóvenes de ahora. Madres, padres, educadores y consejeros: es nuestra responsabilidad cuidarlos, nutrirles, proveerles escuela, protección y amor incondicional. Y para hacer esto necesitamos esforzarnos por ser la mejor versión de nosotros mismos, un esfuerzo que nunca termina porque siempre tendremos campo para crecer.

En las siguientes líneas ofrecemos información valiosa sobre

(1) el contexto del suicidio en los jóvenes de ahora,

(2) cómo prevenirlo, y

(3) qué hacer en caso de ver señales de ideas o intento suicida.

Esperamos sea de utilidad para ti y tus seres queridos. ¿Por qué el suicidio es la tercera mayor causa de muerte entre los adolescentes de ahora?

El paso de la niñez a la adultez es un periodo muy complejo. En este periodo viven la transformación más profunda de sus vidas, en todos los ámbitos. Físicamente alcanzan su estatura y complexión adulta, y los torrentes de hormonas que generan este crecimiento acelerado también producen cambios emocionales importantes. Despiertan sexualmente, desarrollando sus características sexuales secundarias. Se sienten llamados a conectarse con los jóvenes del sexo que les atrae (ya sea el mismo o el opuesto). Pasan de amar y respetar a sus padres a retar su autoridad y sus ideas, incluso odiándolos o rechazándolos por aquello que consideran que hicieron mal. Están sobrecargados de presiones psicológicas y expectativas por parte de sus padres y el mundo adulto; en sólo 6 a 8 años un niño debe pasar de la primaria a la universidad, sabiendo cuál es la carrera a la cual se va a dedicar por el resto de su vida. Además debe hacerlo lo mejor posible, por el orgullo y la felicidad de sus padres y maestros (no tanto para sí mismo). Bajo estas condiciones los jóvenes de ahora se definen como personas, pasando por varios cambios, posturas y formas de ser hasta encontrar su lugar en el mundo. No todos lo encuentran.

Los dos factores que hacen que los adolescentes tengan más riesgo de suicidio son:

(1) el proceso de transformación que están viviendo, el cual genera inestabilidad emocional, y

(2) el que no cuenten con apoyo adecuado de sus familias, de amigos o de su entorno social.

Algunas características que los vuelven aún más vulnerables a ideas suicidas son:

Estados psicológicos débiles: depresión, crisis de ansiedad y la mayoría de los trastornos psicológicos. Abuso sexual: este es uno de los más frecuentes y menos tratados; el abuso sexual genera un estado psicológico muy similar al del estrés post traumático que vemos en personas que van al campo de batalla en una guerra. Antecedentes familiares de suicidio: estadísticamente esto está demostrado; como ya sabemos, el liderazgo es contagioso, para bien o para mal. Abuso de alcohol y/o drogas: los jóvenes que usan sustancias para alterar su estado de consciencia son más propensos a pensar en el suicidio. Acoso escolar: el bullying ya ha reclamado la vida de tantos jóvenes; necesitamos crear ambientes seguros y contenidos. Acoso cibernético: están aumentando los casos de suicidios entre adolescentes que han sido víctimas de acoso a través del internet y las redes sociales. La homosexualidad en un entorno hostil: ser homosexual per sé no es un factor de riesgo (no tendría por qué serlo), pero los homosexuales que viven en entornos familiares o sociales que no aceptan la homosexualidad tienen más riesgo de tener ideas suicidas y de actuarlas. ¿Cómo podemos prevenir el suicidio?

Los padres, maestros y consejeros – así como cualquier otro adulto cercano – debemos estar atentos ante cualquier indicador de ideas suicidas. Hay cosas sencillas y muy efectivas que todos podemos hacer para aminorar el riesgo de suicidio. Asegúrate de estar cumpliendo con lo siguiente: Mantén una comunicación abierta. No es nada más hablar con ellos, ¡aprende a escuchar!

El error de comunicación que más frecuentemente vemos entre padres e hijos adolescentes es el de los padres que creen que tienen una buena comunicación con ellos porque platican mucho. Un adolescente difícilmente va a abrirse con un adulto si presiente que lo van a juzgar, criticar, regañar o sermonear. Pregúntate: ¿si él/ella tuviese un problema grave, hablaría conmigo? Pasa tiempo de calidad con ellos. Aunque a veces no lo parezca, necesitan sentirse amados e importantes para sus padres. Busca la manera no sólo de decírselos, demuéstralo. No dejes pasar señales de advertencia: Retraimiento: casi no habla, pasa horas en soledad, es posible que notes rasgos depresivos. Habla de querer matarse, fantasía sobre el suicidio: antes de llegar a actuarlo, la mayoría de los adolescentes hablan en algún momento sobre su deseo de morir. Pueden expresarlo incluso como una fantasía. Esto nunca es un juego. Regala sus pertenencias: A veces esto sucede en preparación para el momento en el que han pensado suicidarse. Tiene conductas autodestructivas: abuso de alcohol, drogas, autolesionarse u otros comportamientos peligrosos.Si tu hijo(a) muestra alguno de estos comportamientos no lo dejes pasar: busca ayuda profesional. ¿Dónde guardas los medicamentos? Un porcentaje muy alto de suicidios se cometen ingiriendo pastillas. Nunca dejes ningún fármaco al alcance de niños o jóvenes. No tengas armas en la casa. El 60% de los suicidios se comenten con armas de fuego.

Recomendamos que los adolescentes (ni los niños) no tengan manera de tener un arma en sus manos. Lo ideal es no tenerlas en casa. Se consciente de esto: si vas a tener algún arma, no hay precauciones suficientes. Deberás mantenerla bajo llave y descargada. ¿Qué debemos hacer en caso de ver señales de ideas o intención suicida? Si notas que un adolescente tiene ideas suicidas o crees que puede estar teniéndolas, actúa inmediatamente. Buscar ayuda profesional (un terapeuta, psicólogo y/o psiquiatra) para tratarlo. Recomendamos que sus padres también se capaciten y/o tomen terapia, ya que son parte del problema y necesitarán claridad interna, recursos y estrategias para crear junto con el joven la solución más efectiva. Cuando un joven decide quitarse la vida, este es un fallo de todos nosotros. No sólo de sus padres, tampoco de su escuela, ni del internet ni del gobierno. TODOS nosotros hemos creado el contexto en el cual uno de nuestros niños decide privarse de lo más preciado.

 

Postea al final del artículo tus comentarios. Si consideras que puede servirle a alguien, por favor refiérele esta información. Puede traer claridad en momentos donde no hay tiempo para vacilar o dudar.

Con todo el cariño,

Luis Carlos y Gaby

Luis Carlos y Gaby
Sígueme

Luis Carlos y Gaby

Directores bei Niños de Ahora
Pareja de psicoterapeutas, padres de tres hermosos niños, coaches y conferencistas renombrados. Cofundadores de Niños de Ahora, son los creadores del Método Paternidad Efectiva, con el cual despiertan la sabiduría que sus alumnos llevan dentro para que ejerzan una paternidad consciente y efectiva.
El entrenamiento introductorio del Método Paternidad Efectiva ha sido tomado por más de 125 mil padres alrededor del mundo.
Luis Carlos y Gaby
Sígueme

Luis Carlos y Gaby

Pareja de psicoterapeutas, padres de tres hermosos niños, coaches y conferencistas renombrados. Cofundadores de Niños de Ahora, son los creadores del Método Paternidad Efectiva, con el cual despiertan la sabiduría que sus alumnos llevan dentro para que ejerzan una paternidad consciente y efectiva. El entrenamiento introductorio del Método Paternidad Efectiva ha sido tomado por más de 125 mil padres alrededor del mundo.

To Top