embarazo

Como prepararte para un parto natural en 5 pasos

Seguramente si estás leyendo este artículo quiere decir que ya diste el primer paso para tener un parto natural, y ese es haber tomado la decisión. Ya lo platicaste con tu pareja o con tu persona de más confianza, con tu médico o partera, ya lo platicaste con tu bebé y contigo misma lo suficiente para saber que es lo que va contigo y que es lo más saludable para ti y para tu bebé.

¿Pero entonces, ahora que sigue? ¿Por dónde comienzo?

El primer paso es no preocuparte, tienes que confiar en que todo va a estar bien; justo hoy en la mañana leía un artículo sobre cómo la inteligencia emocional (EQ) nos crea mucha mejor salud y resistencia a enfermedades, así  que mantener una actitud positiva es crucial para que tu mente no atraiga ningún tipo de complicaciones. Para esto es también importante filtrar los comentarios negativos de la gente a tu alrededor y rodearte de experiencias positivas de nacimientos.

2o paso: Infórmate de todas tus opciones a la hora del parto: Estar bien informada es tu mejor herramienta para tener un parto natural, ya que la información es poder y nos brinda confianza y serenidad. El mejor lugar para hacerlo es en un curso serio de preparación para el parto, idealmente a partir del 5to mes de gestación y en pareja, (si la hay).  Allí descubrirás, además de la información teórica, movimientos, posiciones y técnicas de relajación que te ayudarán a transitar tu parto con mucha confianza y consciencia, pudiendo diferenciar lo que es normal de lo que no lo es durante el proceso.

3er paso: Escoge dónde lo quieres tener: Es posible tener un parto natural sin medicamentos en un hospital tradicional, y afortunadamente cada vez  hay más hospitales que ofrecen salas LPR (labor, parto y recuperación), que al no ser quirófanos  son más relajantes, lo cual te ayuda muchísimo para tener una correcta secreción hormonal y que el parto fluya fácilmente. Si tienes un centro de nacimiento (birth center en inglés)  cerca, y tu embarazo es normal, esta es una gran opción que te sugiero conocer. La mayoría de estos centros está atendido por parteras profesionales, que son las expertas en el parto normal, y tienen convenios con hospitales cercanos en caso de necesitar un traslado. Y por último, si las circunstancias lo permiten, tenerlo en tu propia casa atendido por parteras y bien planeado es una gran idea, ya que puedes organizar todo a tu gusto y hacer de esta una experiencia más íntima y familiar.

Si estás tomando la decisión de tenerlo en el hospital, primero infórmate a detalle cuáles son sus políticas respecto al trabajo de parto y a las horas siguientes y luego deja en claro a tu médico cómo quieres que sea tu parto, cuales son tus necesidades y  deseos, investiga cuales son los procedimientos de rutina y descarta los que no quieres, por ejemplo, el tener un suero y estar conectada permanentemente al monitor electrónico, hacen que el moverse durante el trabajo de parto sea más difícil; ponte de acuerdo cómo se manejará esto para que tengas libertad de movimiento en todo momento, incluso durante el pujo, la vas a necesitar.

4o paso:  Refuerza tu fuera de voluntad en preparación para tu parto. Es un trabajo intenso, largo y demandante nivel energético, pero sobre todo a nivel mental. Muchas veces oigo a algunas mujeres decir en algún momento de la dilatación: ” traigan la anestesia, ya no me lo estoy pasando bien”. Vivimos en la era de la inmediatez y el menor esfuerzo y es un error llevar estas pretensiones al parto. En la vida, las cosas importantes llevan tiempo y esfuerzo, sobre todo el parto. No esperes tener la sensación de que estás en un spa! El esfuerzo y la determinación es directamente proporcional a la sensación de logro y felicidad al nacer tu bebé, y vale la pena!!

Recuerda que estás hecha para atravesar este momento y que traes detrás de ti  miles de años de mujeres y de evolución que te han llevado hasta este momento. Las mujeres sabemos parir! Anímate a volar alto!

5o paso: ¿Ya elegiste a tu Doula? Una Doula es una guía y apoyo que estará contigo durante tu embarazo y sobre todo al momento del parto. Es una profesional entrenada para brindarte apoyo emocional y físico y recordarte que SI puedes hacerlo! También brinda apoyo, tranquilidad e información de lo que está sucediendo a tu pareja, que muchas veces está más nervioso que tu!

Recuerda que la información será tu mejor herramienta,  así como tener expectativas reales de como es el parto, hacer acuerdos claros con tus proveedores de salud anticipadamente y permanecer flexible para adaptarte a los imprevistos.

Espero que tu parto sea maravilloso,  lleno de luz y sobre todo, como TU lo deseaste.

Glenda

Nacer en Paz
Nacer en Paz

Últimos artículos de Nacer en Paz (Ver todo)

To Top