comparacion

¿Cómo afecta la comparación en nuestros hijos?

– Cuando yo tenía tu edad no me ayudaban a hacer la tarea

– ¿Por qué no le haces como tu amigo? Él sí sabe cómo patear la pelota

– Atrévete, a tu hermana pequeña no le da miedo el agua

– Ya viste, ese niño es más chiquito que tú y no llora

– Wow, el tuyo es tan pequeñito y ya se amarra las agujetas solito!!! El mío todavía no puede

– ¿Cómo que tu hijo todavía no camina? El mío lo hizo mucho más pequeño…

La comparación es uno de los hábitos que más practican los padres. Muchas padres piensan que comparar a sus niños con otros les va a motivar a ser mejores o a cambiar sus actitudes. Esto no puede estar más lejos de la realidad.

Algunas consecuencias de comparar a un niño con otros:

– Le mandamos el mensaje al niño de que él no puede.

– Lastimamos su auto valor y minamos su confianza en sí mismo.

– El niño adquiere la noción de estar “arriba” o “abajo” (ser mejor o peor). Cuando esta métrica se vuelve su manera de relacionarse con los demás, pierde la capacidad de ver al otro como igual, como persona, de aceptarle como es, sin juicios. Técnicamente hablando, es el principio del narcisismo, y de una enorme soberbia. (OJO: cuando este patrón se fija, muchas veces la persona aparenta tener una autoestima alta y una enorme seguridad, y es todo lo contrario.)

– Adquiere la creencia de que la para ser amado y amado, tiene que ser mejor (o peor) que otros. Este es un fundamento muy pobre para su autoestima.

– Lo orillamos a que surja en él/ellal la rivalidad, la competencia, la envidia y los celos.

– Dañamos las relaciones con sus hermanos, amigos, etc.

– La presión malsana que generamos al compararlo lo forza a traicionarse a sí mismo. En lugar de expandir su potencial, acabamos por limitarlo, alterando su ritmo de desarrollo.

Por eso hoy te invitamos a que modifiques esta conducta y te enfoques en ver y aceptar a tu hijo tal y cómo es. Acepta y reconoce sus logros, sus avances y su ritmo. Si necesitas compararlo, hazlo con respecto a sí mismo, de manera constructiva.

¿De qué te das cuenta? Comparte tus puntos de vista. Y COMPARTE este mensaje. Ayuda a generar consciencia sobre el daño que podemos hacer al comparar a nuestros hijos.

Con cariño,

Gaby González.

Te interesa: No explotes con lo que más amas. Clic AQUÍ para leer.

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Últimos artículos de Gaby González (Ver todo)

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top