bebe

¿Te da pánico el parto de un bebé grande?

¿Te dijeron que tu bebé viene grande y te mueres de pánico del parto? El miedo a un bebé de buen tamaño lleva a operaciones innecesarias.

Que pasaría si te dicen que tu bebé va a pesar más de 4 kilos a la hora del parto. ¿Te morirías del miedo verdad? Pues un nuevo estudio dice que este es un miedo sin fundamentos que orilla a las mamás a tener operaciones innecesarias como inducciones y cesáreas programadas que no tenían por qué ser desde el inicio.

Por instinto de supervivencia, tu cuerpo no va a gestar un bebé que no puede sacar, confiá en él!

¿El tamaño importa?

Investigadores de la Escuela de Salud Pública y Medicina de la Universidad de Boston analizaron las respuestas de una encuesta nacional de las mujeres embarazadas sin cesárea previa y los compararon con los resultados del trabajo de parto reales. A casi a un tercio de las encuestadas sus médicos les dijeron que su bebé venía muy grande, pero solo una de cada cinco de ellas tenían un bebé realmente grande, una condición llamada macrosomía fetal en la que el recién nacido pesa más de 4 kilos. Lo que generó este tipo de diagnóstico fue un número mucho más alto de intervenciones de las necesarias. Esas mujeres eran casi cinco veces más propensas a planificar una cesárea, dos veces más propensas a intentar un parto auto inducido, y dos veces más probabilidades de tener un parto inducido, independientemente de lo que en realidad resultó ser el tamaño del bebé.

No estamos diciendo que los médicos son mal intencionados, no en todos los casos, pero hay un problema con la forma en la que la información se presenta ante los pacientes. Primero está el problema de la cantidad de ultrasonidos y una tendencia creciente a utilizarlos para estimar el peso fetal y que los proveedores presentan la información como algo más preciso de lo que realmente es. Por otro lado está el problema de que los proveedores sienten una obligación de decir a las madres acerca de cada posible riesgo que se pueda presentar, de esa manera no pueden ser acusados ​​de falta de información. Pero no nos podemos quedar solo en los problemas, que pasa con todas las opciones para afrontarlos? Y saber cuáles realmente se tienen que atender en un hospital. Es un poco como leer en internet los síntomas que estás sintiendo por alguna enfermedad y llegar al médico diciéndole que tienes una enfermedad mortal, porque lo leíste en internet, La mala información puede hacer a la madre sentir miedos que harán al médico tomar una decisión tal vez inadecuada de como manejar el parto.

Algo que no leemos tan seguido es que un bebé grande tiene usualmente menos riesgos que un bebé muy pequeño, si el caso no es en sí una macrosomía, un buen tamaño es usualmente una buena noticia y no debe de tener problema de nacer vaginalmente.

¿Qué hacer en caso de que te diagnostiquen a un bebé muy grande?

Primero que nada no te espantes: Si te preocupa que se complique el parto investiga bien con médicos y con gente que haya parido antes, no dejes que se programe un parto inducido y una cesárea, espera a que comience el proceso natural de parto, según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, los bebés nacidos antes de que estén listos están en riesgo de complicaciones, incluyendo dificultad respiratoria. Puede dar miedo el enfrentarse al parto de un bebé grande, pero trabajar de cerca con tu especialista evitará todos los riesgos y tener claro cuando un procedimiento quirúrgico es realmente necesario.

Los médicos deberían considerar los beneficios y problemas asociados con la transmisión del mensaje de un bebé potencialmente grande a las madres. Tiene el potencial de derrumbar la confianza en sí mismas, por lo que debe hacer llegar el mensaje de una manera que no sea alarmante y sobre todo recuerda que  tú tienes el derecho a preguntar, recuerda que no hay preguntas tontas, lo tonto es quedarse con dudas ante lo más importante de tu vida, el nacimiento sano y correcto de tu bebé.

Glenda

 

Nacer en Paz
Nacer en Paz

Últimos artículos de Nacer en Paz (Ver todo)

To Top