susana

SUSANA, LA NIÑA QUE NO QUERÍA CRECER

Susana de 8 años fue llevada por sus padres a consulta debido a sus constantes berrinches; todo lo volvía un drama, y todo lo hacía siempre al borde del llanto. Esto ocurría tanto en la escuela como en casa, y sus padres y maestros ya no sabían cómo manejarla. No tenía amigos, hablaba muy poco, no hacía nada por sí misma a menos que la regañaran, amenazaran o castigaran, y todas las noches mojaba la cama.

 

En la primera sesión, a la niña le costó mucho trabajo separarse de sus padres para trabajar sola con su terapeuta. Al entrar en la sala, se sentó en el lugar que le fue indicado, mientras se aferraba con fuerza a su mochila. Su terapeuta le acercó algunas hojas de papel y crayones, y le pidió que dibujara cómo se sentía en ese momento usando colores y formas. Susana un poco sorprendida, sintió alivió al no tener que responder ningún interrogatorio. Soltó su mochila, y se dispuso a hacer su dibujo. En él había un pequeño círculo azul en medio de un cuadrado amarillo un poco más grande a la izquierda y un gran círculo negro a la derecha que ocupaba la mayor parte de la hoja.

 

Al pedirle que explicara su dibujo, la niña indicó que el punto azul era ella sintiéndose sola y triste; el cuadrado amarillo era sus recuerdos de cómo era todo más feliz cuando era más chica; el gran círculo negro era su miedo al mundo. Su terapeuta la invitó a cerrar sus ojos e imaginar cómo sería de grande, que estaría haciendo, cómo se sentiría. Después de un par de minutos de cerrar los ojos en silencio, Susana los abrió y dijo “No veo nada. Todo era muy oscuro. No quiero estar allí.”

 

Así continuaron las sesiones, tratando de ayudar a Susana a expresar y enfrentar sus temores. Susana finalmente comentó que sus padres constantemente le decían cosas como: “Si no estudias no vas a hacer nadie en la vida!”, “Si no haces la tarea no vas a aprender y los brutos no ganan dinero” “Algún día me vas a agradecer que te obligue a asistir a estas clases” “Si no aprendes ahora de chica, no vas a poder nunca de grande”, entre muchas otras más.

 

Susana sufría de un gran temor a crecer, tanto así, que no era capaz ni de imaginarse de grande porque no quería serlo y porque ya estaba convencida de que no podría lograrlo. Aunque la intención de sus padres no era infundirle temor al mundo de los grandes, la manera cómo le decían las cosas y lo que ella veía constantemente en su actuar estaban teniendo un gran impacto en ella. Ella anhelaba volver a ser pequeña, a esa sensación de felicidad y seguridad, que sentía le estaban arrebatando a medida que iba creciendo.

 

Cuando el terapeuta logró que Susana y sus padres entendieran la importancia de vivir en el ahora, en el presente, y que ellos comprendieran, validaran y acompañaran a su hija con estos sentimientos de pérdida de la infancia, se empezó a restaurar y fortalecer el vínculo entre ellos; ellos empezaron a entender cómo nutrir su necesidad de fondo, y los temores y síntomas de Susana empezaron a desaparecer.

 

Lograr descubrir y entender cuál es la verdadera necesidad de fondo que nuestros hijos están manifestando con sus comportamientos, nos ayudará a conectar realmente con ellos y así lograr nutrirlos en la forma en que necesitan. ¿Te estás dando cuenta de algo? ¿Resonó contigo?

 

Si te estás dando cuenta que necesitas más apoyo y acompañamiento, solicita un ciclo de sesiones de coaching parental aquí https://ninosdeahora.clickfunnels.com/consulta-en-linea

Niños de Ahora
Niños de Ahora

Últimos artículos de Niños de Ahora (Ver todo)

To Top