consecuencias

La “receta secreta” para manejar las consecuencias con tus hijos

La “receta secreta” para manejar las consecuencias con tus hijos

“La verdad no tengo idea de cómo ponerle consecuencias a mi hijo”, nos dijo una mamá desesperada en un curso.

La noción de “poner consecuencias”, o de imponerlas, es una idea distorsionada. Un castigo se impone; una consecuencia es el resultado natural de una o varias acciones; de ahí viene la palabra.

Muchos padres, como esta mamá, sustituyen la palabra “castigo” por “consecuencia”. Luego sustituyen la violencia del castigo por la agresión sutil de la consecuencia, simplemente diciendo lo mismo con un poco más de elegancia. En lugar de “¡No vas a tocar tu XBox en un mes!” se vuelve “Por pelearte con tu hermana, perdiste el derecho a usarlo.”

Aquí no veo la diferencia entre uno y otro… Con razón no funcionan, ¿cierto?

Falso. Si tu hijo se peleo con su hermana, no viene al caso quitarle el XBox. En este caso, la consecuencia sería que se ofrecieran disculpas y arreglaran sus diferencias, porque “En nuestro hogar procuramos vivir en armonía.”

Después de establecer una regla o de marcar un límite, es importante saber qué hacer si éste no es respetado. Aquí es donde muchos padres se confunden: de nada sirve marcar los límites si no sabes cómo manejar las consecuencias.

Existen varios tipos de consecuencias. pero hoy quiero hablarte de las más importantes: las naturales y las lógicas.

Consecuencias naturales: son los resultados que se derivan directamente de un error que cometes. Estás consecuencias son un maestro muy claro e inmediato, a veces doloroso. Por ejemplo, si tocas el fuego, te quemas.

Consecuencias lógicas: generalmente son decididas por ti, que tienes la capacidad de ver lo que a tu hijo se le escapa. Por ejemplo: es momento de hacer la tarea. Si tu hijo no la hace (por estar haciendo otra cosa), la consecuencia es que después no tendrá el tiempo para ver su programa favorito, o para jugar libremente, o para salir con sus amigos. No hay un juicio de tu parte, no se trata de que sea “buen” o “mal” niño. Se trata de vaya entendiendo cómo sus decisiones generan consecuencias, y aunque no le gusten, son suyas y necesita lidiar con ellas.

Cuando manejas con destreza las consecuencias, tu hijo deja de verte a ti como “el enemigo”, o como el que impone castigos. Se da cuenta de que él generó el problema, y ahora es su responsabilidad arreglarlo. Y tú estás ahí para ayudarle cuando lo necesita.

Nuestro objetivo final es que nuestros hijos se conviertan en sus propios padres. Es decir, que alcancen la suficiente autodisciplina, responsabilidad y madurez como para poder valerse por sí mismos. Estoy seguro de que no quieres estar imponiendo reglas y marcando límites durante el resto de tu vida. Aprende a manejar correctamente los límites y las consecuencias, y verás cómo tu trabajo se vuelve mucho más placentero y relajado.

¿Suena bien?

Por supuesto, conlleva entrenamiento y práctica. Porque en el momento del enojo, cuando se dispara tu patrón reactivo, olvidas todo lo “bonito” que te sonó este artículo y sale… otra cosa.

Así que aquí está lo que pediste: la “receta secreta” para manejar las consecuencias de forma adecuada. Nada más date cuenta de que los ingredientes están en ti. Si usas ingredientes pobres – como la ira, la manipulación o los gritos – el problema no está en la receta; está en tu patrón reactivo.

¿Qué estás haciendo para transformar tu patrón, dejar de reaccionar y comenzar a ser más efectivo como padre? Coméntanos, nos encanta saber de ti.

Con cariño,

Luis Carlos

 

Luis Carlos Flores

Luis Carlos Flores

Director bei Niños de Ahora
Científico, educador nato y Guía Montessori, a partir de sus estudios y práctica en psicoterapia y coaching de vida, hoy se dedica a capacitar a miles de padres, coaches, terapeutas y educadores, mostrándoles cómo cuidar, nutrir y alentar el desarrollo óptimo de los niños y jóvenes de ahora.
Luis Carlos Flores

Últimos artículos de Luis Carlos Flores (Ver todo)

Luis Carlos Flores

Científico, educador nato y Guía Montessori, a partir de sus estudios y práctica en psicoterapia y coaching de vida, hoy se dedica a capacitar a miles de padres, coaches, terapeutas y educadores, mostrándoles cómo cuidar, nutrir y alentar el desarrollo óptimo de los niños y jóvenes de ahora.

To Top