ser

Enseñando a Ser a nuestros niños

Como padres, abuelos, tíos, profesores, maestros, adultos insertos en una sociedad y en el mundo, somos responsables de educar a nuestros niños para que ellos mismos puedan ser, en el futuro, ciudadanos funcionales del mundo. Todos queremos un mundo mejor, de modo que podemos educar y crearlo, aquí y ahora.

Mi equipo y yo, desde hace un tiempo, hemos estado trabajando en un proyecto que aporte significativamente al sistema educativo en general, entregando a todos los adultos herramientas que tengan influencia en el proceso educativo y en el crecimiento y formación de nuestros pequeños seres humanos.

Sabemos que desde el primer momento los niños graban y registran absolutamente todo, especialmente nuestro sentir, hayamos expresado este sentir o no. Ellos graban nuestras palabras y las repiten, graban nuestros gestos y los repiten, y sobre todo, y lo más importante, ellos graban nuestras acciones y nos muestran, cual claros espejos, nuestras contradicciones.

De este modo entonces, durante los primeros 4 años, ellos van armando su personalidad, desde la que interactuarán repitiendo lo aprendido, mirando a la vida a través de su propia ventana de percepción y de sus anhelos y miedos. Cultivarán sus relaciones y desde las primeras amistades hasta las experiencias posteriores, éstas serán pintadas con los colores de lo aprendido desde aquellos, sus primeros momentos.

Ellos, pequeños seres humanos, son perfección absoluta, son amor absoluto, incondicional y puro, sin limitaciones, sin creencias que separen su conexión con el corazón, la inocencia y la verdad, que son sus grandes tesoros.

Nosotros los adultos somos los responsables de compartir con ellos los valores más intrínsecos del ser humano y de esa manera, generar un cambio radical en el modo de Ser y de Convivir. Nos veremos compartiendo aquello que nosotros mismos anhelamos aprender y cambiar, y así, una nueva cooperación y convivencia armónica puede comenzar a florecer entre todos. Merecemos experimentar la felicidad de dejar una huella importante -marcada por lo mejor que podamos dar-, de los valores en los que podemos influir.

¿Cómo se enseñan los valores de la vida y a amar y apreciar la vida? ¿Cómo se enseña a no auto-destruirse y valorarse? A no ser víctima, cuando tal vez todo el entorno nos está haciendo sentir esto?

La forma más efectiva de enseñar es con el ejemplo. Aquí y ahora podemos ser el cambio, la evolución, siendo amor en acción.

¿Cómo aprendemos-enseñamos a valorar y apreciar?

Éste sería uno de los primeros pasos para poder tener una vida feliz, eligiendo y experimentando bienestar personal, familiar, grupal, para todos. Encontramos que aquí está la clave para poder prevenir muchas situaciones. Alguien que crece apreciando, no será destructivo ni violento consigo mismo ni con los demás. Si comunicamos nuestros sentimientos, no se estarán ocultando nuestros miedos, no nos estaremos sintiendo solos, no tendremos inseguridades que no se pueden atravesar. La autoestima será elevada y ésos serán los cimientos de un buen crecimiento.

Entonces, primeramente, es importante que los adultos se involucren en este hábito de la apreciación, tal vez en privado al principio y luego compartiendo, para que comiencen a aplicarlo en forma natural en cada momento del día.

En el día de hoy, dedícate a que cada vez que te mires al espejo, en vez de criticarte o enfocarte en lo que crees que está mal, te mires a los ojos y te aprecies.

Cada vez que hables con otra persona, exprésale algo que puedas apreciar de él, en lugar de tu crítica.

En cada conversación con tus hijos, resalta aquello que aprecias y valoras en ellos.

Práctica sencilla en el día a día:

Apreciémonos juntos en cada momento, cada día, el uno al otro. Apreciemos lo pequeño, desde una flor que hoy se abrió, al sol que salió o la lluvia que cayó o la luna que alumbra o las estrellas en el cielo. Apreciemos el día con sus diferentes momentos, la familia compartiendo junta la comida, que mamá o papá llegaron del trabajo a casa, que es sábado o que es domingo y podemos estar juntos todo el día, que podemos jugar con un juguete nuevo, o que podemos arreglar juntos los juguetes que son de los más chiquitos para regalárselos a otros niños que los pueden disfrutar, que la ropita que ya nos quedó chica le puede servir a alguien más. Si miramos con esta óptica, no hay nada que no podamos apreciar.

De este modo estamos contribuyendo activamente al fortalecimiento del aprender a ser como ser humano, al cultivar paz interior y de relación entre los niños y su entorno, lo cual trae como consecuencia una mejoría en sus relaciones interpersonales, su capacidad de aprendizaje y los valores que guían sus acciones.

Isha Judd

Facebook:

Web: www.ishajudd.com/

 

Isha Judd, estará presente en la Cumbre Padres de Ahora, que será transmitida en línea del 16 al 20 de mayo.

Reserva tu lugar ahora mismo para ver la transmisión en vivo completamente gratis en la siguiente liga:

https://goo.gl/2pgLwI

P.D: Puedes participar sin costo alguno de las transmisiones en vivo de las conferencias, pero también podrás adquirir la serie completa en formato descargable de audio y video para verlas cuantas veces quieras. Serán un verdadero tesoro…

Isha Judd

Isha Judd

Maestra Espiritual, Autora Australiana bei Isha Judd
Isha es una maestra espiritual y autora australiana, cuyas enseñanzas están transformando las vidas de miles de personas en todo el mundo.

Sus herramientas prácticas para el crecimiento interior han sido adoptadas ampliamente en toda América Latina, yendo mas allá de los sectores tradicionales, para ser recibidas por el público en general, incluyendo individuos normalmente ajenos a la espiritualidad.
Isha Judd

Últimos artículos de Isha Judd (Ver todo)

Isha Judd

Isha es una maestra espiritual y autora australiana, cuyas enseñanzas están transformando las vidas de miles de personas en todo el mundo. Sus herramientas prácticas para el crecimiento interior han sido adoptadas ampliamente en toda América Latina, yendo mas allá de los sectores tradicionales, para ser recibidas por el público en general, incluyendo individuos normalmente ajenos a la espiritualidad.

To Top