cris

CRISTIAN, ¡EL MEJOR!

Cristian, de 10 años, llevaba algunas semanas asistiendo a terapia debido a la separación de sus padres. Pasaba sus sesiones contando historias sobre sí mismo, anécdotas escolares en las que siempre resultaba ganador de alguna competencia o actividad, y reconocimientos que le habían dado por ser el mejor de la clase. Constantemente, se refería hacia sí mismo como el mejor, y elogiaba sus habilidades, desempeño e inteligencia.

 

Un día su terapeuta decidió iniciar la sesión contándole una historia a Cristian:

“Había una vez un niño que nunca hacía bien las cosas, y se decía todo el tiempo ‘¡Vaya! ¡Qué torpe soy!’. Este niño cada vez que se miraba al espejo se veía como alguien feo y malo; sentía mucha vergüenza de sí mismo”.

Cristian interrumpió la historia: “¿Cómo se llamaba el niño?”

Terapeuta: “No lo recuerdo en este momento, pero puedes ponerle el nombre que gustes.”

Después de pensarlo un poco, dijo en voz baja: “Se llama Cristian”.

Terapeuta: “¿Eres tú?”

Cristian agachó la cabeza y asintió.

 

Este fue el verdadero comienzo del trabajo que hizo en terapia para reconocer y procesar los verdaderos sentimientos que tenía hacia sí mismo. La realidad era que Cristian tenía un diálogo interno muy severo y denigrante hacia sí mismo. Con juicios y críticas se culpaba por la separación de sus padres, pues en su mente, él había sido la causa.

 

Una vez que Cristian empezó a expresar sus sentimientos de forma abierta, puedo empezar a confrontarlos y sanarlos. A los niños con baja autoestima hay que ayudarlos a renunciar a los mensajes negativos que se dicen, a través de mensajes positivos con los que lleguen a identificarse. Cuando recuperan su sentido sobre sí mismos, podrán vivir con seguridad y confianza su vida. ¿De qué te das cuenta?

 

Si te estás dando cuenta que tú o alguien que conoces necesitan más apoyo, recuerda que ofrecemos un ciclo de sesiones de coaching parental. Solicita el tuyo aquí: https://ninosdeahora.clickfunnels.com/consulta-en-linea

 

 

 

 

 

To Top