1

¿Conoces la agenda interior de tu hijo?

 

Los niños son muy  listos y desde muy pequeños aprenden cuáles comportamientos les funcionan y cuáles no…y por supuesto, aprenden a repetir ¡lo que les trae el resultado deseado! Por eso uno hace un berrinche mientras que otro se hace la víctima. Cada uno tiene ¡su propio estilo!

¿Por qué un niño se tira al piso y hace un berrinche en el supermercado, mientras otro llora y se hace la víctima cuando no le compramos lo que quiere? Pues porque los niños son muy inteligentes y desde muy pequeños aprenden cuáles comportamientos les funcionan y cuáles no…y,  por supuesto, aprenden a repetir lo que les trae el resultado deseado. Si un niño quiere un juguete en una tienda, y yo le digo que no, pero cuando se pone a gritar me avergüenzo y se lo compro, el niño mentalmente anota en su agenda interior:

Técnica:

  • Gritar fuerte en público.

Resultado:

  • ¡Excelente! Mi madre se avergüenza y me compra lo que quiero.

Planes a futuro:

  • Hacer un escándalo para salirme con la mía.

Te interesa: ¿Cómo lidiar con esos abrumadores berrinches? 

Es fácil comprender que conforme va creciendo el hijo aprende con quién utilizar las distintas estrategias. A la mejor el berrinche funciona de maravilla con la madre, pero con el padre ¡cuidado! ¡Que ni se le ocurra porque le va muy mal! Desde muy pequeño empieza a conocer nuestros talones de Aquiles; a la mejor el mío es el temor de hacer el ridículo en público, y el de mi esposo, no soportar el llanto. Así, la hija aprende que si solloza sobre la cama, entonces el padre se siente culpable y le da el permiso que la madre le ha negado. Esta chica anota en su agenda interior:

Técnica:

  •            Llorar frente a mi padre (pero cuidado, con mi
    madre ¡no funciona!)

Resultado:

  • Excelente, se conduele y me da el permiso.

Planes a futuro:

  • Lloriquearle a mi padre cuando mi madre me niega algo.

Otro niño, en cambio, aprende que le funciona hacérsela víctima. Así que cuando le negamos algo, llora mientras se queja de que no lo queremos, de que todo le toca a su hermana, de que a él nunca le compramos nada, etc. y anota en su agenda interior:

Técnica:

  • Hacerme el sufrido.

Resultado:

  • Maravilloso, se sienten culpables y me dan lo que pido.

Planes a futuro:

  • Hacerme la víctima para conseguir lo que quiero.

Es interesante que desde muy pequeños empezamos a adoptar estos patrones de conducta y muchas veces nos quedamos con ellos de por vida. Claro que el niño pequeño no hace esto de manera consciente, pero lo importante es darnos cuenta de cuál es nuestro papel. Porque ¿cuántas madres que se quejan de los berrinches de sus hijos, no se dan cuenta de que son parte del problema? Así que, si la mala noticia es que somos parte del juego, la buena es que ¡lo podemos cambiar! ¿Cómo? No dejando que obtengan el resultado esperado. No cayendo en la trampa. No dándoles lo que quieren con conductas que faltan al respeto, o que tratan de manipular a través del llanto, las amenazas o los berrinches. Si nos mantenernos firmes, entonces el hijo anotará:

Técnica:

Resultado:

  • Pésimo, no me  lo compraron  y ¡me regresaron a casa!

Planes a futuro:

  • Buscar nueva estrategia

Recuerden, su trabajo de padre o madre no es complacer, ni tomar la salida más fácil, sino educar. Así que, conoce la agenda interior de tu hijo y si no te gusta ¡cámbiala!

Rosa Barocio

Para leer más sobre esta maravillosa autora visita su página web:

rosabarocio.com

Rosa Barocio
Sígueme

Rosa Barocio

Licenciada en Educación y Conferencista bei Rosa Barocio
Rosa Barocio busca sensibilizarnos con sus conferencias y libros, sobre la imperiosa necesidad de un cambio social, a través de un crecimiento en conciencia y una educación que integre el desarrollo del intelecto con un corazón amoroso, tolerante y compasivo.

Rosa es maestra, Licenciada en Educación y madre de dos hijos.
Rosa Barocio
Sígueme

Rosa Barocio

Rosa Barocio busca sensibilizarnos con sus conferencias y libros, sobre la imperiosa necesidad de un cambio social, a través de un crecimiento en conciencia y una educación que integre el desarrollo del intelecto con un corazón amoroso, tolerante y compasivo. Rosa es maestra, Licenciada en Educación y madre de dos hijos.

To Top