sexualidad

Cómo cultivar una sexualidad sana en tus hijos

Cuando mamá o papá le dicen al niño(a): “No te toques ahí”, “Déjate eso”, “Está sucio”, “Cierra tus piernas”… el pequeño no puede más que preguntarse:

¿Como eso que esto que se siente tan bien, está tan mal?

Explorar sus genitales es un impulso completamente natural en el niño, es un mandato biológico. El torrente de hormonas y los cambios fisiológicos que está experimentando entre los 3 y 5 años de edad le llevan a descubrir que al tocarse – o al resbalarse por el pasamanos en la escalera – ¡siente un cosquilleo en su panza muy rico! De hecho, la niña que se sienta en la pierna de papá para que le haga caballito, o el niño que corre a los brazos de mamá y le dice “¿Bailamos?”, lo hace porque este tipo de actividad física (en especial con el padre del sexo opuesto) les estimula sexualmente, incluso al punto en el que puede detonar orgasmos.

Esta es posiblemente la etapa más compleja en el desarrollo del niño durante su infancia. Y si bien es compleja, la dificultad más importante no radica en lo que está viviendo en su cuerpo, sino en la guía que recibe de parte de sus padres.

El principio de la neurosis es vivirse dividido. Por eso, cuando la orientación, los comentarios, incluso el lenguaje no verbal de los padres lleva al niño a preguntarse “¿Cómo eso que esto que se siente tan bien, está tan mal?”, no puedo más que afirmar que el problema no está en el niño. Está en el adulto que le lleva a sentir vergüenza, culpa, miedo, o rechazo hacia su sexualidad.

Claro, si cuando fuiste niño(a) no supieron recibir el momento de tu despertar genital de forma amorosa, abierta y natural, ¿cómo puedes hacerlo ahora con tus hijos?

A continuación quiero ofrecer una guía general sobre cómo manejar este periodo tan importante. Pero aclaro: no importa cuán bien lo manejes “de dientes para afuera”, tu hijo(a) captará tu lenguaje no verbal. Será muy importante que trabajes a fondo tus asuntos inconclusos y tu confusión en torno al amor, el sexo y las relaciones, para que el mensaje que le transmitas sea verdaderamente congruente y sano.

Prácticas para una educación sexual sana durante el primer septenio (hasta los 7 años de edad):

No te alarmes, no te asustes. La exploración es totalmente normal, no le causa daño. Tu hijo(a) NO se volverá un depravado sexual.

Enséñale y usa el nombre correcto de sus genitales: pene, vulva. No le llames “pajarito, cosita, eso…” Esto es muy básico, pero hay que mencionarlo.

Cuando toca sus genitales, refléjaselo: “Veo que estás tocando tu pene”. Sonríele, transmítele aprobación. También puedes preguntar: “¿A qué juegas?” Si no te responde o deja de hacerlo, es posible que ya haya captado el mensaje (de forma verbal o no verbal) de que no debe tocarse. Aprovecha para sanear este mensaje, habla con él/ella y hazle sentir que está bien, que es natural y se siente rico. De cualquier forma lo va a seguir haciendo, nada más que a escondidas de ti. Y cuando un niño(a) explora su sexualidad a escondidas, porque no puede hacerlo cuando están sus papás, entonces está abierto(a) a explorar a escondidas con otras personas. Aquí es donde los padres abren la puerta al abuso sexual, sin darse cuenta.

No reprendas ni castigues, porque lo puede mal interpretar y creer que es un niño ‘malo’ o ‘sucio’, y que su sexualidad también lo es.

Si reaccionas con cara de espanto o rechazo, el mensaje no verbal que le transmites es que “estás haciendo algo muy malo”. Eso que te sucede cuando tu hijo(a) toca sus genitales es TUYO, es lo que necesitas explorar y transformar de fondo, porque tiene que ver con tus creencias limitantes o distorsionadas en torno a la sexualidad. TRABÁJALO.

Nunca pongas en evidencia a tu hijo(a) si lo está haciendo en presencia de otras personas. Tómale de la mano, llévalo a su cuarto o a un espacio privado e indícale “Si quieres jugar con tus genitales está bien, hazlo aquí.”

Ayúdale a distinguir en qué lugares puede jugar con sus genitales y en cuáles no. Es como cuando le enseñaste a ir al baño. No puede hacer pipí en cualquier parte, hay un lugar para hacerlo. OJO: ten cuidado de  no mandar un mensaje equivocado. Puede entender que se tiene que esconder para hacerlo, y eso no sólo manda en mensaje erróneo, sino que lo puede poner en riesgo. Como lo mencioné antes, hacerlo a escondidas abre la puerta al abuso sexual.

Explícale que puede tocarse y jugar con su propio cuerpo, pero no con el cuerpo de otros niños. Establece el límite, e indícale que no le permita a ningún otro niño o adulto que lo toque o quiera jugar con sus genitales.

Si observas que se masturba constantemente o con mucha frecuencia, es posible que haya ansiedad en el niño(a). Es importante explorar las causas, que pueden ir desde el nacimiento de un hermanito, el ingreso a la guardería o escuela, cambios en la relación mamá-papá-hijo, exposición indebida ante el comportamiento sexual de los padres (u otros adultos), o incluso puede ser indicador de abuso sexual. Aquí hay dos cosas importantes que hacer: (1) habla con tu hijo(a) sobre qué le está pasando, sin tratar de evidenciar nada, sin transmitirle ansiedad; (2) busca ayuda profesional.

Aceptar esta etapa de su desarrollo como algo natural y normal ayuda a abrir puentes de comunicación importantísimos con tu hijo(a). Te permite estar cerca, disfrutar sus cambios, y protegerle de ser necesario. Recuerda que ésta, como todas las etapas, va a pasar. Pero las huellas de lo que hagas durarán toda la vida.

¿De qué te das cuenta? Coméntalo aquí con los Padres de Ahora y COMPARTE este mensaje.

Con cariño,

Gaby González y Luis Carlos Flores

Fundadores de Niños de Ahora y creadores del Método Paternidad Efectiva

P.D.: Hoy miércoles 13 DE JULIO a las 6:30 PM (hora Cd. de México) vamos a transmitir en vivo una sesión especial, para responder tus preguntas sobre nuestro Método.

REGISTRATE AQUI:
https://app.webinarjam.net/register/1563/5bc6a98b2d

Asegúrate de tener a la mano lápiz y papel. Vas a querer tomar nota. Empezaremos puntualmente.
Un abrazo,
Luis Carlos y Gaby

Luis Carlos y Gaby
Sígueme

Luis Carlos y Gaby

Directores bei Niños de Ahora
Pareja de psicoterapeutas, padres de tres hermosos niños, coaches y conferencistas renombrados. Cofundadores de Niños de Ahora, son los creadores del Método Paternidad Efectiva, con el cual despiertan la sabiduría que sus alumnos llevan dentro para que ejerzan una paternidad consciente y efectiva.
El entrenamiento introductorio del Método Paternidad Efectiva ha sido tomado por más de 125 mil padres alrededor del mundo.
Luis Carlos y Gaby
Sígueme

Luis Carlos y Gaby

Pareja de psicoterapeutas, padres de tres hermosos niños, coaches y conferencistas renombrados. Cofundadores de Niños de Ahora, son los creadores del Método Paternidad Efectiva, con el cual despiertan la sabiduría que sus alumnos llevan dentro para que ejerzan una paternidad consciente y efectiva. El entrenamiento introductorio del Método Paternidad Efectiva ha sido tomado por más de 125 mil padres alrededor del mundo.

To Top