estres

A veces el estrés se te sale por la boca… con tus hijos

Desde que me convertí en mamá, me he cachado diciendo cosas que jamás me imaginé que yo diría, y que en muchas ocasiones han sido bastante absurdas. Algunas tan ridículas que después de decirlas en voz alta, me digo a mi misma: “¿En qué estaba pensando? ¿Qué es eso que acabo de decir?”

Y así como yo, sé que hay muchísimas mamás a quienes les pasa lo mismo. Aquí les comparto algunas de estas frases coloridas e incongruentes, algunas mías y otras… quizá tuyas:

1.- “Deja de dar lata”. ¿De verdad? ¿lata? ¿de qué, de frijoles?

2.- “¿Quieres que te dé una nalgada?” Por supuesto que no quiere, ¿para qué la ando ofreciendo?

3.- “Tienes 30 segundos para limpiar este desastre o te lo tiro todo al basurero”. ¿El niño sabe lo que son 30 segundos? ¿Es posible siquiera llevar a cabo semejante tarea en esa cantidad de tiempo? ¿A la BASURA?

4.- “Si no paran de gritar, voy a parar el carro y aquí los dejo”. Obvio, ni tú te la creíste. “¿¿Aquí los dejo??” ¿Ahí en medio de la calle, en quién sabe dónde?

5.- “Te lo tienes que comer, qué no ves que hay tantos niños que no tienen ni para frijoles”. Pues si el niño no tiene hambre y se va a desperdiciar, lo lógico es regalarle su comida a esos otros niños, ¿o no?

6.- “Voy a contar hasta tres y si no han parado van a ver!” Me pregunto, ¿qué es lo que van a ver? Ni yo misma lo sé, pero que se imaginen lo peor…

7.- “Si no me escuchan voy a parar de hablar”. Clásico de la mamá que trae a los niños jugando atrás en el coche y por supuesto, no la están escuchando.

8.- “Si no te vistes ahora mismo te voy a dejar aquí”. ¿Y si no lo hace, en verdad voy a dejarlo solo en casa?¿Qué no vaya a clases?

9.- “Me vas a sacar canas verdes”. Mi hija le preguntó a Luis Carlos “¿Papi dónde están tus canas verdes?” mientras le pasaba el cepillo por su pelo. No las encontraba… (Y sí, los hombres también dicen locuras.)

10.- “Si no paras de gritar te voy a regalar con ese señor (o con el policía).” ¿En serio?

Ser madre es un trabajo de 24 horas, y en ocasiones el estrés se nos sale por la boca. Demás está decir que esto no es muy efectivo — prender el pánico con la esperanza de que te dejen respirar o te hagan caso. Pero, ¿a quién no le ha pasado? Me confieso… a mí sí.

Cuéntanos, ¿qué frases coloridas salen de la tuya?

Con cariño, Gaby

 

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Últimos artículos de Gaby González (Ver todo)

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top