bebe

5 cosas esenciales que cambian la vida del hombre después de estar en el parto

En mi experiencia, los padres que están presentes en el nacimiento suelen enamorarse del bebé inmediatamente. Mientras que las mujeres a veces podemos necesitar minutos, horas o hasta unos días para sentirnos conectadas con el bebé, los padres a menudo sienten el poder de esta conexión en el momento del nacimiento.

Esto se ve reforzado con el hecho de que últimamente, quienes acompañamos partos humanizados, propiciamos que los papás sean quienes reciban a sus hijos al momento de nacer, siempre con la guía del médico o la partera a cargo, para enseguida apoyar al bebé suavemente sobre el abdomen de mamá. Imagínate! el hecho de ser la primer persona en el mundo en tocar y recibir a tu hijo marca un vínculo indeleble de amor y la mejor conexión inicial entre ambos.
Otro regalo de esta experiencia es el crecimiento espiritual de los hombres después de presenciar el parto; sin duda es lo más cercano que hay a un milagro y esto te hace cambiar la perspectiva de  tu vida, todo cobra otro sentido.

Uno de los sentimientos más comunes  que comparten los padres después del parto es la impotencia, el saber que no hay nada que ellos puedan hacer para aligerar la carga de este proceso en su pareja. Lo único que les queda es estar ahí. El presenciar en tu pareja tal valentía, fuerza y ​​resistencia durante el parto, hará que la percepción de la mujer que tienes a tu lado cambie también. En los partos humanizados, el hombre se involucra mucho más, tanto a nivel físico como emocional, para apoyar y sostener a su compañera y sobre todo para recordarle que ella es capaz de parir a su bebé de forma segura y natural; esto es lo que más necesitamos las mujeres a a hora del parto: ¡que todos a nuestro alrededor confíen en nuestra sabiduría para dar a luz y nos lo recuerden si en algún momento dudamos de ello!

Entonces, como papá, ser testigo codo a codo de la sabiduría y poder de la mujer que tienes al lado hace que tu admiración y amor hacia ella crezca enormemente, y sin duda esto los unirá aún más como pareja.

Después de presenciar el nacimiento del hijo,  muchos hombres que antes no lo habían sentido, caen en la cuenta de la responsabilidad que implica tener un hijo. Algunos hombres tienen la preocupación de estar  poco preparados para ocupar el lugar de padres y eso es muy difícil para un hombre, quizás estará estresado durante un par de días, pero aunque no existe un curso para ser un buen padre, el manual lo traen nuestros bebés bajo el brazo. Si lo observas y conectas con él desde tu intuición, sabrás perfectamente qué hacer. Además, ¡los bebés han demostrado ser a prueba de madres y padres!

El nacimiento es un momento especial en la relación padre-hijo, y una oportunidad única de establecer un lazo de amor eterno. ¡Anímate a involucrarte!

Glenda

 

Nacer en Paz
Nacer en Paz

Últimos artículos de Nacer en Paz (Ver todo)

To Top