divorcio

Separarse, ¿es igual a destrozar a tu familia?

 

Una de las frases que más me dolieron de mi ex cuando nos separamos fue: “Yo no quería tener una familia desmembrada” … uff en ese momento me enganché, me dolió, me sentí culpable pero también me dio coraje. Yo pensé: ¿Desmembrada? Pues gracias a Dios estamos completos y tenemos todos nuestros miembros: ¡brazos, piernas, y en realidad estamos completos, estamos vivos, estamos sanos, enteros!

Es tan fuerte el concepto que tenemos sobre lo que una familia “debería de ser”, que la separación implica no solo el dolor profundo de perder a quién fue tu pareja, sino ese sentimiento de que la familia se ha roto, se ha destrozado, se ha desmembrado como él lo dijo. Por su puesto que genera mucho dolor, sin embargo, hoy estoy aquí para ayudarte a replantear el concepto que tienes de familia, de modo que, ahora aún separado dejes de cargar con un estigma religioso-social-económico a cerca de nuestras creencias limitantes. Claro que cuando una familia se compone de mamá, papa e hijos, pensamos que eso es la familia. Pero entonces, cuando enviudas, te separas, eres gay, etc. ¿No tienes familia?

Comencemos por analizar brevemente un aspecto sobre la familia. Si nos remontamos a la historia de la humanidad.

Basándonos también en datos antropológicos podemos ver que el concepto de familia se va transformando de acuerdo a las épocas y a las necesidades humanas, en donde mucho tienen que ver intereses políticos, sociales, culturales y religiosos.

Por ejemplo, la familia moderna es completamente opuesta a la familia del pasado. Las personas antes, se veían incrustadas en una red de parentesco más amplia que la familia conyugal. El grupo tenía más importancia que el individuo. La comunidad ejercía más control, lo cual hacía casi imposible la intimidad.

La fuerza de la pasión amorosa que conduce al matrimonio es entonces, una invención reciente. La antropología social nos muestra que la historia del amor está vinculada a la historia de la modernización de nuestra sociedad. El amor, que anteriormente era considerado una pasión ridícula, se volvió mucho más serio y respetable. Al romperse los lazos comunitarios, el espacio conyugal se convierte en el lugar donde se expresa con mayor respeto el sentimiento. Ante la organización racional de los asuntos públicos, la familia centrada en el aspecto conyugal, sería un aspecto fuertemente sentimentalizado. El complejo de romance amoroso en el matrimonio es considerado como uno de los efectos de la disolución de la sociedad feudal, de los vínculos tradicionales de la sociedad campesina y de la emergencia del capitalismo de mercado, la propiedad individual y el individualismo.

Así pues, se le dio entrada a la familia basada en el matrimonio a partir de la idea de darle a la pareja ese espacio de intimidad a partir del cual sentar las bases para compartir la vida y procrear.

Ahora bien, cuando el ciclo de la pareja ha cumplido su función, el amor se acaba o por cualquier otra razón se da la separación lo que sucede en realidad es que la familia no se rompe, no se desmiembra, simplemente cambia de forma.

¿Veamos, desde la psicología cual es la función de una familia?

No son los lazos sanguíneos, ni los mandatos religiosos, una familia es un nido de amor, el cual debe cumplir funciones cruciales en el desarrollo del ser humano.

Esas funciones son favorecer un espacio de amor, calidez y seguridad en donde sus integrantes encuentren el apoyo, el sustento y las herramientas que necesita todo ser humano para desarrollar sus potencialidades.

Es un núcleo en donde se proveen los recursos humanos necesarios para enfrentar la vida.

Una familia favorece el desarrollo individual.

Da sustento, cobijo y nutrición, no solo nutrición física sino también provee nutrición para el alma. La familia debe ser esa fuerza que nos impulsa a crear, a crecer, a mejorar y a dar lo mejor de nosotros.

Por lo tanto, una familia no termina cuando hay una separación ya que ninguno de los puntos anteriores depende de que todos los miembros de familia se encuentren unidos físicamente.

Con esto podemos concluir que al separamos nos vemos en la tarea de replantear el concepto de familia y no solo eso, sino que nos vemos en la tarea de evolucionar dichos conceptos sobre todo aquellos que nos auto-limitan.

El trabajar con estas creencias y conceptos te ayudará a centrar tu atención en tus prioridades, en aquello que es verdaderamente importante. Dejando a un lado todo aquello que drena tu mente, que te limita, que te impide estar en presencia en la consciencia de que el cambio es parte de la vida y como tal merece ser honrado y valorado, sin prejuicios, desde el amor.

Con amor,

Claudia

Descarga GRATIS el PDF con las 4 acciones clave que tus hijos necesitan

para asimilar el divorcio, soltar el dolor y volver a ser felices.

Da clic aquí: ninosdeahora.tv/hijodedosmundos

 

Suscríbete a nuestro portal y forma parte de la mejor comunidad de padres conscientes:

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam.

To Top

¿Sabes cuál es tu estilo parental?

Regístrate y recibe en tu correo el link para realizar el Test

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam

Hemos enviado el Test a tu correo

Por favor revisa tu bandeja de spam o promociones

¿Sabes cuál es tu estilo parental?

Regístrate y recibe en tu correo el link para realizar el Test

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam

Hemos enviado el Test a tu correo

Por favor revisa tu bandeja de spam o promociones

¿Sabes cuál es tu estilo parental?

Regístrate y recibe en tu correo el link para realizar el Test

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam

Hemos enviado el Test a tu correo

Por favor revisa tu bandeja de spam o promociones