amar

Querido hijo, papá y mamá… están aprendiendo a amar

Podríamos pensar que venimos a esta vida con el chip del amor incluido y sin embargo nuestra experiencia humana nos va enseñando precisamente a amar, el amor no es simplemente un sentimiento lindo que surge del corazón. Amar implica en principio respeto a uno mismo y a los demás.

El amor es también esa fuerza que levanta al mundo en cada amanecer, es voluntad, consciencia, y al mismo tiempo ternura, compasión y comprensión.

Es algo que día a día y lección tras lección vamos conociendo. Las heridas del corazón, las crisis, los “errores” humanos, todo va sumando para que poco a poco integremos la experiencia del amor.

Cuando los niños preguntan el porqué de un divorcio, de una separación, o de cualquier otro momento de crisis podemos sentirnos abrumados por la culpa y el desencanto de la situación.

¿Por qué no funciono mi relación?, ¿Qué tengo mal?, ¿Qué hice mal?, ¿Por qué no fui capaz de sostener una familia?, ¿Estará mi vida destinada al fracaso en el amor?, ¿Por qué fracasé en mi intento de crear una familia? ¿Por qué lastimo a los que amo cuando quiero lo mejor para ellos?, ¿Tendré otra oportunidad?

Me imagino que estos pensamientos son parecidos a los tuyos. Pensamientos llenos de culpa y juicios hacia nosotros mismos y hacia las situaciones de la vida.

Tus hijos te cuestionarán muchas cosas a cerca de tus decisiones, y si tú, te encuentras anclado al sentimiento de culpa y fracaso eso es lo que les transmitirás.

Quédate tranquilo en la confianza de que venimos a este mundo a aprender a amar. En el aprendizaje de la vida tendremos muchas lecciones y eso no significa que hayas fracasado, sino que continúas aprendiendo y lo más importante que siempre hay una nueva oportunidad. Si tú te perdonas por los “errores del pasado” entonces los juicios externos se suavizarán. Porque en realidad los únicos verdugos residen en nuestro interior.

Cada quién hace lo mejor que puede hacer con su vida, así que te dejo esta pequeña reflexión para que la hagas tuya al momento en el que te enfrentes con todos los juicios y condenas que encuentres a cerca del porque te separaste.

 

Querido hijo, papá y mamá… están aprendiendo a amar

 

En el camino tropezaremos, seguro muchas veces nos equivocaremos. Nos veremos en la necesidad de tomar decisiones dolorosas que a la larga nos mostrarán que es el amor actuando, enseñándonos. Querido hijo, papá y mamá somos humanos y tenemos mucho que aprender. En el camino y desde la inconsciencia nos hemos lastimado y te hemos lastimado. Sentimos mucho el haberlo hecho. Nos perdonamos y te pedimos perdón por ello.

 

Aprender a amar también implica ser humildes para expresar nuestros afectos y sanar los vínculos importantes en nuestra vida. Aprender a amar implica aceptarnos en nuestra imperfección no como una forma de escudarnos, sino como una forma respetuosa de tratarnos y darnos la oportunidad de comenzar de nuevo en base a lo ya aprendido. Si tu logras ser compasivo con tu propia experiencia le estarás enseñando a tus hijos a ser amorosos y respetuosos consigo mismos y con los demás.

 

Con amor,

Claudia

P.D. Comparte este mensaje, estoy segura de que hay mucha gente esperándolo ahora y tú puedes ayudar a que llegue a muchos corazones.

 

Descarga GRATIS el PDF con las 4 acciones clave que tus hijos necesitan

para asimilar el divorcio, soltar el dolor y volver a ser felices.

Da clic aquí: ninosdeahora.tv/hijodedosmundos

Suscríbete a nuestro portal y forma parte de la mejor comunidad de padres conscientes:

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam.

To Top