maternidad

¿Qué hacer para poner límites a los adultos que nos rodean con respecto a nuestra forma de educar?

“¿Por qué no eres más severa con él?”

“Yo en tu caso no dejaría que me hablara así”.

“Ni loca dejaría que mis hijos se duerman a esa hora. Yo los educaría…”

Nosotros como papás constantemente estamos recibiendo aprobación o desaprobación de los demás. A veces nos dan consejos, cuando ni siquiera los hemos pedido, y en ocasiones lo único que queremos es que alguien nos escuche, sin juicios.

Necesitas conectar con tu sabiduría parental y escuchar tu propia voz.

Esto es básico, nadie puede educar mejor a tu hijo que tú. ES TU HIJO. La historia de tu cuñada no es tu historia, no tiene que ver con tu vida, con tus experiencias, con tus fortalezas, con tus bloqueos, con tus creencias limitantes, ni con lo que necesitas reconocer y transformar en ti.

En el mundo ideal los padres se apoyan y no se juzgan; pero en el mundo real esto no sucede así. No se trata de que dejes de convivir con tus amigas, vecinas, parientes, cuñadas o hasta suegras para alejarte de los juicios. Pero sí es importante que establezcas límites sanos con el mundo adulto que te rodea. Ser asertivo significa darte tu lugar al mismo tiempo que respetas el punto de vista del otro.

“Escucho y respeto lo que me estás diciendo, lo tendré en cuenta, gracias”. O bien…

“Eso NO lo recibo. Si tú quieres hacerlo así está bien, pero no es para mí”.

Entonces, ¿qué es lo mejor que puedes hacer?

  1. Rodéate de gente que está en la misma línea que tú. Lo mejor es estar con gente que aporte valor a tu vida, que te motive y te ayude a crecer, en lugar de con quienes te juzgan, se quejan, critican, envenenan. Porque cuando abres la puerta a esto, acabas cediendo tu poder y entrando en esa dinámica. No es que dejes de estar por completo con estas personas, no, pero sí aprende a decir asertivamente “Esto me corresponde a mi, gracias por tu opinión”.

No hay nada mejor que cuando estás haciendo cambios importantes en tu vida, como hábitos alimenticios, cuando comienzas a ejercitarte, estás aprendiendo un idioma, emprendiendo un negocio o empezando a educar de una manera más consciente, más transformadora lo mejor es rodearte de gente afín a ti, gente que tiene herramientas, técnicas, luz, los oídos dispuestos a escucharte sin juicios ni consejos cuando no los estás pidiendo, a veces lo único que necesitas es que alguien te escuche.

  1. Empieza a hacer con los demás lo que quieres que hagan contigo. Si tu ves que una señora está en el súper y su hijo está llorando y pataleando en el piso, no la critiques, ni con la mirada ni con tus pensamientos. Cambia tu enfoque, es más, si puedes ofrece apoyo, “Te entiendo, a mí me ha pasado”… 

Hoy te invito a conectar con tu sabiduría parental. ¡Tus hijos te ayudan todos los días a hacerlo! Descubre tu propia luz, verás cómo te ayuda a transformar tu hogar. Deja de lado los juicios, los que vienen de fuera y los tuyos.

Con amor,

Gaby González

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top