amigos

¿Papás o mejores amigos?

En una ocasión tuve la oportunidad de conocer a una familia en la que el papá de un joven de 14 años me decía: “Mi hijo y yo somos los mejores amigos, salimos de antro juntos, yo le enseño a tomar y se ha emborrachado algunas veces conmigo, pero está bien porque está aprendiendo. De hecho si me quiero comprar algo de ropa, él me acompaña. Somos muy unidos y nos la pasamos muy bien juntos”.

El motivo de la cita de esta persona conmigo se debía a que el adolescente tenía problemas con los maestros, no respetaba a las figuras de autoridad y se rehusaba a seguir instrucciones.

Es muy común escuchar cosas como esta: “Quiero ser el mejor amigo de mi hijo” con un tono de orgullo, satisfacción y tranquilidad, pero, ¿Qué significa ser el mejor amigo de alguien?

Hay dos formas de ser mejores amigos:

La primera, es que un mejor amigo hace lo que sea por su amigo, sin ningún interés de por medio. Brinda apoyo moral, económico, en fin, hace cualquier cosa por él, lo acompaña siempre que puede. Un mejor amigo puede darte aliento, motivación, consejos, llega cuando más lo necesitas. Algunos dicen que un mejor amigo te dice que hagas cosas buenas y no malas.

La segunda forma, es cuando un mejor amigo no te pide permiso para tomar tus cosas, las cosas de cada uno son como si fueran de ambos. La amistad es tal, que saben que nada de lo que hagan va a molestar a ninguna de las dos partes. En palabras de un adolescente, un mejor amigo es capaz de acompañarlo a hacer las más grandes locuras, así, si toma, toman juntos, si maneja rápido, lo hacen estando juntos. Un mejor amigo puede mentir a tus padres, a tus maestros, a cualquier autoridad por ti con la finalidad de salvarte. Otros dicen que un mejor amigo guarda los secretos que son incontables. Entre dos mejores amigos pueden hablarse con groserías y ponerse.

Aquí hay solo dos ejemplos en medio de muchísimas otros para definir a un mejor amigo. Uno es, creo yo, positivo, y el otro es negativo.

Cuando dices que eres mejor amigo de tu hijo, ¿sabes de que manera él está percibiendo esa relación?

Estoy segura que tu intención es positiva, que tu idea es ser mejor amigo de la clase de los que se tienen toda la confianza, de los que saben que cuentan el uno con el otro incondicionalmente, de los que estarán siempre que los necesiten, de los que dan aliento, consejos, de los que motivan. De los que llegan cuando más los necesitan, de los que aconsejan para bien.

Pero, ¿sabes si tu hijo está en la misma sintonía que tú? ¿Sabes si para él eres de la primera clase y no de la segunda?

Tu hijo es un niño, un adolescente o un joven que al tener menos años que tú, tiene menos experiencia, por lo tanto, no comprende aún cosas que tú si sabes, como por ejemplo, lo que esperas realmente al querer ser su mejor amigo. Para él, el mensaje puede estar siendo que tiene un papá o una mamá permisivo, alguien que no necesariamente va a marcar los límites que él necesita, alguien que estará de acuerdo con él en todo, aún cuando eso implique un riesgo para él en algún sentido.

Es muy delgada la línea entre el exceso de confianza y la falta de respeto.

En algún momento, dada la confianza que puede haber entre ustedes, se puede prestar para que se rebase esta línea y se caiga en una falta de respeto.

En el caso del ejemplo al inicio del artículo, el papá quería que su hijo confiara en él, acompañarlo a experimentar todo lo que pudiera para estar pendiente de él o para incluso divertirse juntos. Y había una parte positiva en esto, el hecho de acompañarse a comprar ropa, de pasar tiempo juntos estaba muy bien, pero esto podía confundirse al acompañarse a tomar hasta emborracharse y lo que eso significara. Considero que esto puede ser un arma de doble filo. El niño estaba ya teniendo dificultades para identificar y respetar a las figuras de autoridad pues el mensaje es muy claro, si tu papá, que es la primera figura de autoridad se comporta como un igual para ti, las demás figuras de autoridad debieran hacer lo mismo.

 

¿Qué puedes hacer?

  • No le digas que eres su mejor amigo. Dile que eres su papá o su mamá y que eso implica que nadie en el mundo lo ama tanto como tú, por lo tanto, tú lo acompañarás siempre a tomar las mejores decisiones y en caso de que se equivoque también estarás tu con él para acompañarlo en el aprendizaje.
  • Promueve la confianza entre tú y él pero mantente alerta para no rebasar la línea entre la confianza y el respeto.
  • Platiquen mucho de cualquier tema, con la intención de saber más de cada uno. Esto te va a dar la pauta para conocer más de tu hijo y saber cómo piensa y cómo está. A través de esto, podrás aconsejar, motivar o corregir desde tu amor y confianza hacia él y no desde el enojo.

Tu hijo es lo más preciado que tienes y quisieras darle todo, que nada le hiciera falta, saber educarlo, cuidarlo, acompañarlo de la manera más correcta y sana para él. Quisieras ser la persona en quien más confiara, quien supiera todo de él para saber cuando ayudarlo, qué decirle, cuando está en un problema para evitar cualquier riesgo. Todo eso es bueno pero decirle que son mejores amigos puede confundirlo. Bríndale toda la confianza que necesita, se muy observador, conoce a dónde va y a sus amigos. Conoce todo lo que le gusta y lo que hace. Que él sepa que estas presente y que siempre estarás cuidándolo y acompañándolo. Siempre que necesite sabrá buscarte y encontrarte porque ya le enseñaste como llegar a ti, pero no le hagas creer que haga lo que haga lo vas a aplaudir porque el necesita que seas su guía, no solo su acompañante.

Claudia Bernal

 

Claudia Bernal

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado en el área de educación durante 12 años. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar, de amar y de guiar a nuestros hijos.
Claudia Bernal

Latest posts by Claudia Bernal (see all)

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado en el área de educación durante 12 años. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar, de amar y de guiar a nuestros hijos.

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

Al suscribirte recibirás vía email contenido completamente gratis que te ayudará y guiará en el camino a convertirte una mamá o papá más efectivo.

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.