cargues

¡No lo sobrecargues!

Una de las escenas más comunes en nuestro día a día es ver a las mamás recogiendo a

sus hijos de la escuela, llenas de cosas, cargándoles mochilas, loncheras, trabajos, etc.,

escena que podría ser una muestra de madres presentes, preocupadas y ocupadas con sus

hijos.

Evitas en la medida de lo posible cargas para tus hijos, por miedo a que se lastimen, a que

lleven pesos que físicamente son demasiado para ellos y eso no está mal, al contrario, poco

a poco podrán con sus propias mochilas y sus propias cosas y mientras ese momento llega,

mamá puede ayudar a llevar semejante carga.

Pero, ¿por qué cuidas tanto esa parte, esa carga física para que los niños no “se lastimen”

y en un momento difícil les puede dar algo mucho más pesado que una mochila y una

lonchera?

Me refiero a las cargas emocionales, a las que de verdad pesan. Esas que muchas veces le

das a cargar a tu hijo aún cuando ni tu mismo puedes hacerlo. Son cargas que cambian la

forma en la que tu hijo ve a su padre o a su madre, que pueden hacer que compre rencores

o resentimientos ajenos, porque aunque tú pienses que son parte del problema, realmente

no son problemas del niño.

Es como si le dieras a cargar muchas mochilas y loncheras emocionales, que a la larga lo

harán encorvarse, enojarse, perder seguridad y ganar enojo.

En el momento puedes pensar que sólo son palabras, que no hacen daño, que sólo es un

punto de vista y que ya tendrá tiempo de darse cuenta por sí mismo de la verdad.

Realmente, lo único que puedes estar buscando con esto es un aliado para confirmar que

tu malestar o tu enojo son válidos. Los hijos viven como hijos, no son jueces, no son

mejores amigos de los padres, son hijos en espera de recibir protección, apoyo, seguridad y

valores de parte de los padres.

En una ocasión llegó una paciente a mi consultorio con un problema de depresión. Al

indagar un poco en su historia, pude darme cuenta que la joven de 20 años, con unos ojos

grandes, obscuros, todo el tiempo llenos de tristeza, lo que tenía eran toneladas de cargas

emocionales sobre sus hombros. Sus padres se divorciaron y la elegida para decidir con

quien vivir, fue precisamente ella, a sus 12 años de edad. Esto cambió la vida de su padre,

su madre y sus dos hermanos, quienes obedeciendo a la decisión de la niña, tuvieron que ir

a vivir con el padre, elegido por ella. Evidentemente, su madre se sintió traicionada por su

hija y esta fue la carga que le dio a su hija todo el tiempo. Finalmente, por decisión de su

hija, ella viviría sola. Una niña de 12 años que tomó decisiones que le correspondían a los

padres, no a ella. Ella cargó esto durante 8 años, tiempo durante el cual desarrolló una

tristeza profunda, inseguridad, vio su autoestima verdaderamente dañada, hasta que llegó a

la depresión. En terapia, pudimos regresarle las cargas a quienes tenían la responsabilidad

de llevarlas, a entender que no le correspondían a ella y que lejos de todo esto, la última

culpable de todo lo que había pasado, era ella.

¿Cómo evitarlo?

1 No le digas a tu hijo lo malo o mala que es su papá o mamá, para él es su mamá o

su papá, no su esposo o esposa y siempre lo va a amar y siempre esperará lo mejor

de el o ella.

2 No busques alianzas con tus hijos, ellos no pueden ser contra parte de ninguno de

los dos, son parte de ambos.

3 No busques desahogarte con tu hijo de algún conflicto. Las palabras que le puedas

decir, son las cargas más pesadas que le podrías dar. No hay manera de que tu hijo

pueda con tanto peso emocional y lo peor es que se sentirá frustrado de no poder

ayudarte a resolver nada.

4 Acompáñalo a ser un ser humano emocionalmente inteligente, que sepa qué se

hace con el enojo y con la tristeza, que sepa que con las emociones no se pelea, se

trabaja.

5 Las decisiones de pareja, son de pareja. No involucres a tus hijos en algo que en

ocasiones ni un adulto alcanza a comprender por completo.

Te interesa: cuando mi hijo no quiere compartir

Dicen por ahí que un hijo enojado con sus padres es un adulto que no funciona. Ayuda a tu

hijo a ser funcional en todas las áreas de su vida. Que sepa que los problemas se enfrentan

y se resuelven de alguna manera. Se tú el ejemplo que él necesita para saber como se

resuelven los problemas, muéstrale a través de tu vida que aún cuando hay conflictos, la

manera de resolverlos es enfrentándolos, siendo responsable, siendo protagonista y no

víctima de tu propia vida. Siendo emocionalmente inteligente. Enséñale a ser solución y no

problema.

Así como cuidas a tu hijo de no llevar más de lo que puede llevar físicamente, cuida de no

darle cargas que emocionalmente no puede y no sabe llevar.

Claudia Bernal

Psicóloga Gestalt

Claudia Bernal

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado en el área de educación durante 12 años. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar, de amar y de guiar a nuestros hijos.
Claudia Bernal

Latest posts by Claudia Bernal (see all)

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado en el área de educación durante 12 años. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar, de amar y de guiar a nuestros hijos.

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

 

 

Al suscribirte, recibirás vía correo  un mail con el título “AQUÍ ESTÁ TU GUÍA” que incluye la guía “8 prácticas para criar niños equilibrados y felices”.

 

No olvides agregar nuestro correo contenido@ninosdeahora.tv a tu lista de contactos para recibir todo el contenido.

 

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.