boy raises his hand to the house from wooden cubes

Les estamos robando su infancia

Ayer fue un día mágico en casa. No es que los demás no lo sean, sin embargo ayer fue mágico porque la propuesta fue: no hacer NADA.

Y en ese espacio en blanco, en donde no había ninguna actividad planeada, ningún paseo sofisticado o diversión ya provista, la creatividad, las risas, el movimiento y la energía no paraban de brotar.

Este día mágico atrajo (sin ni siquiera planearlo) a los amigos de mi hijo a casa. Fue maravilloso simplemente estar, observar y disfrutar su expansión.

Inventaron juegos, descubrieron fuerzas que no sabían que tenían al componer la bici que llevaba un año arrumbada y desafiaron sus propios miedos.

El juego libre les da la posibilidad de ir más allá que con cualquier otra actividad. En esa simple pero tan potente actividad el niño se crea a sí mismo, descubre sus habilidades y enfrenta sus limitaciones. Reta su potencial y expande su mundo interno.

Te interesa: ¿Qué juguetes recomiendas para los niños de ahora? Da clic AQUÍ para leer. 

Poder acompañar a los niños en ese espacio tan único es un gran regalo, pero acompañar no significa manejar o crear el juego. Significa simplemente estar, dejarse llevar y fluir con sus propuestas, bañarse con su imaginación y no imponer nuestras construcciones adultas.

Podríamos suponer que por ser adultos ya lo sabemos todo y que por lo mismo, el niño debe seguir nuestras reglas y nuestros juegos de la infancia. Pero el juego es mágico cuando en lugar de intervenir, simplemente nos acoplamos y dejamos que el juego sea realmente libre.

Un niño de 7 años necesita el juego para construir las reglas (de hecho tarda más tiempo diciendo las reglas del juego y describiendo el entorno que jugando) y el bebé descubre el poder de su piernas cuando se agacha para esconder su carita y jugar a desaparecer. El adolescente mide su fuerza y su destreza cuando corre la bicicleta y juega futbol… y así cada etapa y cada juego tiene su función y su importancia.

Pero ¿a qué hora juegan nuestros niños? Para muchos ya no espacio para esta actividad tan importante. No sólo no hay tiempo, ahora los niños casi no salen a jugar. A veces es por seguridad, en otras ocasiones es por la prisa en la que vivimos, y la mayoría por estar hipnotizados por las creencias limitantes sobre el futuro de nuestros hijos…”Qué tal que no estén lo suficientemente preparados… Lo más importante es llenar sus cerebros de información… Que sean los mejores músicos, atletas, artistas… Por qué no, que sean todo lo que yo no fui…”

Sin darnos cuenta les estamos robando lo más valioso que tienen, SU TIEMPO, SU ESPACIO CREATIVO, SU INFANCIA…

Por eso recuerda que el juego promueve:

DESARROLLO: El juego creativo potencia su desarrollo físico, emocional y social. Le permite aprender a través de la investigación, la experiencia y el descubrimiento.

A través del juego, el niño desarrolla los sentidos, a la vez que descubre las leyes físicas, socializa y se descubre a sí mismo. Es en el juego donde el niño, de manera espontánea, evoca las actividades de los adultos y comprende el mundo en el que vive

APRENDIZAJE: la actividad principal de los niños es jugar, y es el elemento fundamental del aprendizaje. Jugar significa estar en un proceso creativo. Al jugar los niños están continuamente creando y recreando escenas de la vida cotidiana e integrándolas a su desarrollo.

SEGURIDAD: El juego permite la libre expresión, la repetición y la conexión profunda con su corazón. Esto le  da la seguridad y confianza  para desarrollar todo su potencial. La curiosidad, la imitación y la felicidad que el juego brinda permite que el niño crezca continuamente y se sienta seguro de sí mismo

Por esto, proporciona a tu hijo un ambiente en el que pueda desarrollar una de las actividades más importantes de su vida (si no es que la más importante) EL JUEGO. Bríndale espacio para que lo haga, no lo atiborres de actividades que lo desconectan de su desarrollo, y por último, no olvides de realizar actividades dignas de ser imitadas, recuerda que la imitación es el primer agente de aprendizaje y al niño pequeño le encanta recrear su entorno en el juego.

Jugar es una de las experiencias primordiales en la vida, y está íntimamente relacionada con el crecimiento, la salud y el bienestar de los niños. Junto con la capacidad de imitación del niño existe otra muy importante: la profunda sabiduría que guía cada paso de su desarrollo. Todo niño sano sabe cuándo darse la vuelta y cuándo incorporarse. ¿Cómo sabe qué hacer? Ni se lo enseñan ni lo aprende por imitación. Más bien se trata de una profunda sabiduría que hay en el interior de cada niño  que le guía a través del camino de su desarrollo y crecimiento físico. Esta sabiduría, le ayuda a seleccionar los escenarios de juego que necesita para alcanzar los siguientes pasos de desarrollo, incluyendo aquellos que se necesitan para sanar. Los niños a menudo recurren al juego simulado para resolver los problemas que les molestan. Puede que no sean capaces de expresar el problema a través de un lenguaje verbal, pero lo expresan en el juego.

Es muy importante que el juego siga siendo un elemento central de la infancia. Poco a poco ha ido desapareciendo el juego, al mismo tiempo que aparecen nuevas enfermedades físicas y mentales. Así que por el bien de los niños en la actualidad, y por el bien de su futuro y del de nuestra sociedad, debemos hacer todo lo que podamos para restablecer el juego y protegerlo.

Por último, cuéntame, ¿A qué juegan tus hijos? ¿Qué tanto tiempo tienen para hacerlo? ¿Se dan oportunidad de jugar libre y espontáneamente? ¿Ves la importancia que el juego trae a sus vidas?

Con cariño

Gaby

P.D: A muchos adultos les cuesta trabajo jugar con sus hijos, y no los culpo, después de todo, vivimos en un mundo rígido y desconectado que desvaloriza esta actividad tan importante. Si a ti te pasa, recuerda  de vez en cuando sacar a tu niño interior y disfrutar del momento.

Te interesa leer: Sé su escudo mientras él aprende a serlo.

Suscríbete a nuestro portal y forma parte de la mejor comunidad de padres conscientes:

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam.

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top