medalla

¿Le comprarías a tu hijo una medalla?

“Miss, ¿cuánto me cobra por un 6?” Un niño de 14 años hacía esta pregunta mientras  le mostraba un billete de quinientos pesos a la maestra de idiomas.
“¿En qué momento un niño de 14 años aprendió a solucionar así sus problemas?”
Esto lo escuché de boca de una maestra que me platicaba lo que había pasado en un día normal de trabajo, en una escuela de niños “bien”, con un niño “bien”.
Ese niño, (porque aunque él considere que ya no lo es, sigue siéndolo) en algún momento aprendió a solucionar los problemas de esta manera. ¿En qué parte de su vida llegó a él la idea de que las cosas se arreglaban así?
Cuando pude platicar con los papás del niño, al principio se rieron. Poco después el papá me dijo con un tono muy serio: “Creo que yo le enseñé. Desde que su mamá y yo nos divorciamos, he tratado de que nada le haga falta”.
Y pues creo que tiene toda la razón, él le ha estado enseñando, pero creo que tanto el papá como el hijo tienen una confusión. “Que nada le haga falta” no implica darle algo que al niño lo tenga que confundir ni lastimar, porque una de las formas más comunes de maltrato es precisamente ésta, la sobreprotección. Es un tipo de maltrato sutil pero de las formas más dañinas.
Especialmente cuando los papás se divorcian o cuando hay problemas en casa, una de las maneras más comunes de resolver la situación y de ganar un lugar en el corazón del hijo, es a través de los regalos.
Los papás ausentes tratan de llenar el vacío que dejan en casa con dinero.

Los hijos aprenden lo que ven. Dicen que las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra. ¿Qué les estás diciendo a tus hijos con tus acciones?

Algo que veo con mucha frecuencia es que los padres quieren dar a los hijos “lo que ellos no tuvieron”.

Por eso es importante:

1) REFLEXIONAR: ver que fue lo que no tuvimos, hacer consciencia de lo que aprendimos inconscientemente

2) TOMAR NOTA:  qué es lo queremos que nuestros hijos  aprendan al respecto.

¿De verdad quisieras que tu hijo aprendiera a resolver a través del mínimo esfuerzo?

Imagínate que tu hijo va a las Olimpiadas, seguramente el entrenamiento debe ser muy fuerte, son atletas de alto rendimiento y eso significa que en su vida diaria el ejercicio es prioridad.

La paga sería una medalla olímpica y un alto reconocimiento para el resto de su vida. ¿Evitarías que tu hijo tenga que pasar todas esas horas de entrenamiento con tal de que no lo sufra, aunque eso implique que no llegue muy lejos? ¿Le ayudarías a “comprar” una medalla para que digan que es bueno aunque no lo sea?

A veces en la vida hay que pasar por entrenamientos, por cosas que pueden no ser muy gratas. Hay que saber resolver, enfrentar, pues eso implicará que tu hijo sea un ser humano de alto rendimiento y que la vida en algún momento o en muchos momentos le otorgue medallas olímpicas como ser humano, como estudiante, como hijo, como profesionista, como padre o madre de familia.

Por eso:

– No le evites enfrentar responsabilidades. El niño que mencionaba al inicio aprendió esta manera de resolver. Evadiendo, ofreciendo dinero a cambio de evitar asumir su responsabilidad por no estudiar.

– Apoya a tu hijo para que aprenda a resolver sus obstáculos de una manera adecuada.

– Si se queda un juguete que no es suyo, muéstrale la manera de asumir que fue un error y de regresarlo sin necesidad de apenarlo ni exhibirlo. Que pueda reconocer las consecuencias de tomar lo que no es suyo. No vayas y le compres uno igual, el mensaje es el mismo o peor.

– Si saca una mala calificación, muéstrale que la manera de resolverlo es a través del esfuerzo y del trabajo. Ve a fondo! Muchas veces requieren de ayuda porque aprenden de manera diferente.

– Si hubiera problemas en casa, en común acuerdo con la pareja, pongan límites claros en ambos hogares. No hay nada peor para un niño que una competencia entre padres que quieren dar más para tener su cariño y aceptación. De esta manera aprendería a estar donde le conviene sin el mayor esfuerzo y sin límites claros.

– No le des a tu hijo cosas que no necesita. El consumismo puede ser una gran trampa. Apoya su creatividad y cuida su capacidad de asombro con cosas sencillas. Esto es básico para que disfrute más de la vida.

Esta sobreprotección es un tipo de maltrato y obedece al temor del adulto de no estar siendo suficiente. No es así. ERES SUFICIENTE para tu hijo. ¿Tendrás espacio para crecer como padre? claro, siempre hay posibilidad para crecer. Prepárate, infórmate y busca ayuda si la necesitas, pero es mejor pedir apoyo que lastimarlo pensando que le estás dando “lo que tu no tuviste”.

Claudia Bernal

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado durante 12 años en el área de educación. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar , de amar y de guiar a nuestros hijos.

Debido a su experiencia como hija de madre soltera, recientemente se convirtió enco fundadora de Hop: Una tribu de mamás y papás solteros al rescate, un espacio de apoyo y contención para madres y padres que se han quedado solos a cargo de su familia.
Claudia Bernal

Latest posts by Claudia Bernal (see all)

Claudia Bernal

Claudia ha trabajado durante 12 años en el área de educación. Debido al contacto que ha tenido con niños y adolescentes, se ha percatado de la necesidad tan grande que tenemos como sociedad de un cambio en nuestra forma de educar , de amar y de guiar a nuestros hijos. Debido a su experiencia como hija de madre soltera, recientemente se convirtió en co fundadora de Hop: Una tribu de mamás y papás solteros al rescate, un espacio de apoyo y contención para madres y padres que se han quedado solos a cargo de su familia.

To Top