Portrait of beautiful young girl on the playground.

Gracias por la disculpa

Ayer en ESPN terminando la final de América-Tigres, José Ramón Fernández empezó su transmisión diciendo “que si el arbitro tenía Síndrome de Down, haciendo referencia del mal arbitraje”. Estoy compartiendo contigo su respuesta, con el fin de ayudar a generar consciencia. Léela, comenta y compártela…

Estimado José Ramon,

Soy Alejandra Pastrana, soy profesionista de la comunicación y soy la mamá de María (12) Luciana (9) y Alex (7).
Algo tarde y después de tu disculpa, me tomo el tiempo para responder a tu desatinado comentario sobre el árbitro. Comienzo para contextualizar citándote:

“El árbitro tuvo entradas muy violentas, el arbitro fue un desastre, un invento, tiene Síndrome de Down este árbitro, “algo” tiene…”

Mi primera reacción fue el enojo y la indignación: creo que desde ese lugar ya todos hemos dicho todo lo que teníamos que decir: los comentarios en mi facebook y en tu twitter denotan la falta grave que cometiste; la carta de Melissa del Castillo y de Eliana Tardío son elocuentes y nos representan a muchos padres que como yo, tenemos la fortuna de tener un hijo con Síndrome de Down. (leer mis 2 “compartidos ” anteriores)

Los niños (y personas) con Síndrome de Down, no son un desastre, ni un invento, son niños resilientes, tenaces y trabajan mucho y arduamente durante años por lograr acciones que a ti y a mí NO nos cuestan trabajo. Pasan largas horas de terapia, rehabilitación, luchan a diario por ganar un espacio social, en las aulas, en la calle, en el deporte, en sus trabajos, etc , realizan exhaustivos esfuerzos por ser visibles y dignificarse.

María mi hija después de haber recorrido un largo y sinuoso camino está en una escuela inclusiva, juega tenis, nada, baila, habla inglés. Cuéntame José Ramón, ¿en qué se parecen ella y el desempeño según tú pésimo y desastroso de un árbitro? Aún no me queda claro, de hecho estoy segura que estarías orgullosa de ella si la conocieras, pero desgraciadamente la empaquetaste bajo la etiqueta “degradante” del Síndrome de Down.

El árbitro (en dado caso de concederte la razón con tus duros juicios…) se parece más a ti, que a nuestros niños; porque con tu comentario tú SÍ fuiste un desastre, un invento y tuviste una entrada verdaderamente “violenta” (para ponerlo en tus propios términos).

Pero ya estuvo de ataques y contra ataques, de hecho quiero contarte que uno de los grandes aprendizajes que me ha dado el sorprendente universo del “Síndrome de Down” ha sido: poder ver el lado brillante de las cosas, una vez atravesado y sanado el enojo. Yo te quiero dar las GRACIAS. Tu grave falta de tacto nos obligó a muchos a salirnos de nuestra zona de confort y puso de manifiesto el terreno que le hemos ganado a la ignorancia, la falta de sensibilidad y la discriminación. Estoy segura que en otro momento histórico tu desatino hubiera pasado desapercibido. Hoy ya no más.

Gracias José Ramón, porque sin tu comentario peyorativo el tema de la discapacidad y la discriminación esta temporada hubiera pasado desapercibido, y muchos seguirían hablando de los 15 años de Rubí y otras fatuidades. Gracias por ayudarnos a ponerlo en la agenda nacional.

Gracias José Ramón porque nos hiciste ver que ya estamos más listos como sociedad para responder a estos costosos prejuicios, y que nosotros – los papás y allegados de niños con Síndrome de Down – estamos dando la batalla, estamos organizados y somos capaces de generar esfuerzos orquestados. Por fin hay, allá afuera, quien nos hace eco. No sólo nos indignaste a nosotros, miles de personas se sumaron a nuestra firma de petición por tu disculpa.

Gracias Jose Ramón por mostrarnos que el tema de la discapacidad y la discriminación ya NO es ajeno.

Ahora vamos al tema de tu disculpa; te cito: “… entiendo que las reacciones que he recibido por parte de los padres y madres que tienen niños que “padecen” esta enfermedad, que son apreciables, cariñosos, muy inteligentes, capaces y extraordinarios seres humanos…”

Tener un micrófono es sin duda una gran responsabilidad: denota un liderazgo. Siendo quien eres y el acceso que tienes a tanta gente, creo que hubiera dado para elaborar, investigar… y que nos prepararas una mejor disculpa.

Los “niños” con Síndrome de Down no son uno, son muchos; ayúdanos por favor a ya no generalizarlos. Los “niños” con Síndrome de Down se llaman Mateo, María, Juan, André, Paola, Elena, Camila; también los hay en el formato adulto, (que seguramente fueron los que más te vieron y ofendiste, pero en eso tampoco pensaste) y no todos son cariñosos; son personas volubles como tú y como yo, un día cariñosos y otro día no tanto… Algunos más capaces que otros, unos son inteligentes otros no: estereotiparlos, estereotiparnos nos hace daño…

Omite obviedades como “seres humanos”. Te hacen sonar condescendiente.

Desgraciadamente volviste a caer en los mismos lugares comunes: el Síndrome de Down no se “padece”, no es una enfermedad, es una condición genética. Tropezaste de nuevo con la piedra de la ignorancia. Pero yo de nuevo te doy las GRACIAS por indicarnos el camino a seguir: habrá que continuar trabajando por informar a la gente sobre qué es el Síndrome de Down y qué no es. Seguiremos realizando un esfuerzo en pro de una sociedad libre de etiquetas y generalizaciones.

Te invito a que observes la serie de Imaginantes Teletón que fue producida por un grupo al que tuve la fortuna de formar parte, cuya premisa es “imaginarnos y pensarnos más allá de nuestros límites y discapacidades”. Espero que te guste y te haga pensar, reflexionar a que todos a diario seguimos aprendiendo, y que todos a diario estamos lidiando con nuestras propias discapacidades.

https://youtu.be/QscReEFI5_c Hellen Keller

https://vimeo.com/32302611 Cervantes

https://vimeo.com/52966736 Arthur C Clarke

https://m.youtube.com/watch?v=3bfPPxJpk5A Gaby Brimmer

Gracias José Ramón por tu disculpa, he de reconocer que fue valiente de tu parte. y estoy segura que todo lo que pasó tocó algo muy profundo en tí. Que tengas un 2017 lleno de aprendizaje, humildad, y sensibilidad.

Atte

Alejandra la mamá de María Caracoles.

 

P.D.: Alejandra y yo estudiamos en la misma escuela, y ayer me encontré con esto que escribió. ¡Me estremeció! Es momento de unir fuerzas, de alzar la voz y hacer consciencia. No más discriminación, no más ignorancia. Empecemos por nosotros mismos y luego transmitamos esta consciencia a nuestros hijos. Nosotros somos los responsables del mundo que estamos heredando a nuestros hijos, pero también de los hijos que le estamos dejando a este mundo. Que lo que heredemos sea mejor de lo que recibimos.

Gracias Ale por este hermoso y profundo mensaje y por ser tan valiente. Gracias por criar niños tan felices y por la sonrisa de tu bella hija (María Caracoles). Gracias por compartir tu mensaje con nosotros.

Besos,

Gaby

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top