ausente

El divorcio, ¿Pretexto para estar ausente?

 

Hoy te quiero platicar a cerca de un tema fuerte pero muy importante en donde te pido de entrada que sueltes tus defensas y seas honesto/a contigo mismo/a, a veces se requiere un poco de humildad para transformar las situaciones dolorosas.

Ni la separación, ni el divorcio son causantes de la ausencia. Y esto es muy importante que quede claro. La ausencia no solo se da a nivel físico sino también a nivel emocional. Y muchas veces con tal de seguir en la lucha de poder con el otro, con el ex, o el padre o madre de los hijos utilizamos el “pretexto” de la separación para desentendernos de las responsabilidades que si tenemos como padres. La más importante de estas responsabilidades es la PRESENCIA.

Te interesa: Cómo manejar el impacto del divorcio en los niños. Da clic aQUÍ para leer. 

No hay nada que supla la presencia amorosa de un padre o una madre. Ni todos los regalos, ni todas las cosas materiales, ni todos los paseos, ni una llamada telefónica cada semana, etc. Es muy común que en la etapa de la separación y posterior a está el padre o madre “ausente” intenten mitigar su culpa a través de obsequios, de tecnología etc. Como una “forma” de demostrarle su amor al niño. Sin embargo, el niño no se sentirá amado a menos que tenga una presencia constante, un padre o una madre que tenga genuino interés por la vida del niño y por su desarrollo. Interés por sus actividades, por sus amistades, por sus sentimientos. Que sea partícipe de los pequeños detalles de la vida cotidiana. Que forme parte de su día a día, en la forma en la que cada quién pueda, pero en verdadera presencia.

Te interesa: ¡Lo dejaste en casa de tu papá!

He escuchado a través de años de dar terapia toda clase de excusas como: “Es que el papá se fue a vivir fuera”, “Mi mamá tuvo otra familia y se desentendió de mi”, “Tenía mucho trabajo y pasábamos muy poco tiempo juntos”, “Desde que papá se volvió a casar no he podido pasar tiempo a solas con él”, “Ahora divorciada la vida me ha cambiado y como soy papa, mamá y proveedora mi hijo se la pasa en la guardería”.

Todas estas historias muestran una falta de contacto con nuestro poder interno de construir y dirigir nuestras vidas. Como si fuéramos víctimas de las circunstancias sin ninguna posibilidad de elegir lo que queremos para nosotros y para nuestros hijos.

Quien quiere estar hace todo por estar, y quién no quiere no lo hará.

Pero, ¿Cómo estar presentes si ya no estamos en la misma casa?

Como te decía, hay muchas formas de hacerlo, aunque uno de los padres tenga la custodia de los niños es importante llegar a acuerdos en donde ambos participen de forma equitativa en lo que a los niños concierne. Por ejemplo, si mamá los lleva a la escuela, papá los recoge. Si viven con mamá pueden entonces comer un par de días a la semana con papá. Si tienen actividades extraescolares también compartir las idas y venidas. Etc. Al final cada familia se va adaptando de acuerdo a sus circunstancias. Lo importante aquí es ser bien cuidadosos en no caer en el “me desentiendo, al final ahí está el otro para resolverlo” porque finalmente tanto mamá como papá tienen la misma importancia en el corazón y en la vida del niño.

Recuerda, tu eres creador de tu vida, y eres capaz de moldearla para que se adapte a tus prioridades. Si tu verdadera prioridad son tus hijos confía en que tu ser encontrará las formas y los atajos necesarios para llegar a ello.

Te interesa: ¿Cómo estás presente con tus hijos? 

Con amor,

Claudia.

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

 

 

Al suscribirte, recibirás vía correo  un mail con el título “AQUÍ ESTÁ TU GUÍA” que incluye la guía “8 prácticas para criar niños equilibrados y felices”.

 

No olvides agregar nuestro correo contenido@ninosdeahora.tv a tu lista de contactos para recibir todo el contenido.

 

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.