gateo

Confianza, tiempo y un bebé que gatea

Una de las más importantes recomendaciones de los pediatras en el mundo es la de motivar el gateo en los niños como parte trascendental de su desarrollo, sin embargo, para muchos padres lograr que sus bebés se muevan en cuatro puede llegar a convertirse en una tarea angustiosa… O por lo menos, así me pasó cuando llegados los 9 meses de mi hijo note que aunque hacía sus intentos, aún no gateaba.

Aunque siempre tuve la certeza de qué tarde o temprano mi bebé avanzaría sobre sus rodillas sin ni siquiera darme cuenta, al principio me cuestioné acerca de si habría hecho lo correcto durante los meses anteriores y evalué en varias ocasiones los juegos que desde pequeño hacía con él a fin de motivarlo en sus movimientos. Recordé que de recién nacido mi hijo evitaba estar boca abajo y mas adelante se negaba a realizar ejercicios que le demandaran esfuerzo. Por un momento llegué a pensar que no insistí lo suficiente y que de haberlo hecho mi bebé ya gatearía.

Ante comentarios de terceros y consejos bien intencionados de amigos cercanos llegué a pensar que no había hecho bien mi parte, sin embargo la vocesilla sabia que estoy segura hay en mi y en las demás mamás del mundo, me repetía una y otra vez “tranquila, ya lo hará”. Aún así retomé algunos de los ejercicios que según dicen son los más efectivos y volví a repasarlos con mi hijo pero él parecía no disfrutarlos, entonces, decidí esperar.

Fue así como un día sin pensarlo y en medio de los juegos más espontáneos, mi bebé emprendió la marcha por su cuenta y me ayudó a comprobar tres cosas que todos sabemos pero que a veces olvidamos: Cada persona y por consiguiente cada niño es un universo diferente, todo llega en el momento correcto y siempre es bueno confiar en ti.

Sin embargo, y luego de repasar y hacer memoria sobre qué estimuló a mi bebé en su proceso de gateo realicé esta lista de consejos que estoy segura ayudarán a que cualquier bebé descubra por si mismo su capacidad para moverse y lo mejor de todo es que lo haga con agrado y espontaneidad:

  • Bebé al suelo: para el bebé que tiene entre 7 y 8 meses, logra sentarse solito, se mueve poco, pero manifiesta gran interés por las cosas que lo rodean, lo mejor es sentarlo en el suelo. Lo ideal es elegir una habitación segura en la que sea posible extender una colcha o cobija grande y rodearlo de sus juguetes favoritos, en especial aquellos que reaccionan al tacto o emiten sonidos. Muy pronto el niño estará dándose la vuelta sobre su abdomen con libertad y estirará sus manos para alcanzar lo que quiere.

 

  • Que descubra sus rodillas: Para que el bebé adopte una posición de gateo adecuada (sobre sus rodillas y palmas), un ejercicio efectivo consiste en ponerlo de rodillas y ayudarlo a que descubra su capacidad de permanecer sobre ellas. Unos buenos shorts o pantalones cortos ayudarán bastante a que el niño o niña se divierta mientras mamá o papá también sobre sus rodillas cantan algunas rondas.

 

  • Pelotas de ping pong: Una vez el pequeño logre ponerse sobre sus rodillas y mantenerse sobre las palmas de sus manos sin saber que hacer, ha llegado el momento de motivar sus desplazamientos con una o dos pelotas de ping pong de colores llamativos. Luego de verlas saltar, el pequeño querrá ir tras ellas y sin lugar a dudas logrará atraparlas.

¿Tus hijos están en esta hermosa etapa? ¿Qué te está o ha funcionado? Cuéntanos.

Carolina Barbosa

Más información sobre el gateo. Clic AQUÍ. 

Te interesa: 30 actividades para entretener a tu bebe según el Método Montessori. Da clic AQUÍ para conocerlas. 

Carolina Barbosa
Carolina Barbosa

Latest posts by Carolina Barbosa (see all)

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

Al suscribirte recibirás vía email contenido completamente gratis que te ayudará y guiará en el camino a convertirte una mamá o papá más efectivo.

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.