historia

Cómo nos enteramos de que venía en camino nuestro cuarto bebé

Les quiero compartir la historia de como nos enteramos de que venía en camino nuestro cuarto bebé, justo para estas fechas hace un año en Acapulco.
Había sido el cumpleaños de mi papá el día antes de irnos y yo me sentía un poco inflamada de todo lo que comí. Al día siguiente al llegar mi esposo me dijo: ¿por qué tienes esa panza? ¡Pareces embarazada! Y yo le dije: calma, estoy inflamada, seguro estoy reteniendo líquidos, ya me va a bajar, etc…


Al día siguiente en traje de baño me dice: tienes cuerpo de pera, seguro estás embarazada, y yo diciéndole ¡claro que no, estás loco!


Siempre habíamos querido tener 4 hijos, yo desde niña soñaba con tener 2 niñas y 2 niños y mi esposo también quería una familia grande. Nuestros hijos se llevan 2.3 y 2.8, veníamos a celebrar el cumpleaños número 4 de mi niño, la grande tenía 6 y la chiquita 1.2.
Todos los días me preguntaba si quería tener otro hijo, y mi respuesta inmediata era: sí pero todavía no


Llegó el miércoles, yo llevaba 2 noches con insomnio pensando qué pasaría si mi esposo tuviera razón y estuviera embarazada, si era posible, por qué estaría tan hinchada y mil preocupaciones más. Pero ese día saldría de dudas, ya me iba a bajar y listo.Pero nunca pasó, y me había empezado a sentir diferente, muy cansada, un poco mareada, con muchísima hambre, y no sabía si era verdad o me estaba sugestionando. Yo soy muy exacta y quería hacerme una prueba, pero mi esposo dijo que estábamos de vacaciones y ni al caso, pero yo insistí, yo necesitaba confirmar o salir de dudas, y sí era positiva tomar ácido fólico.


Compramos la prueba antes de recoger a mis papás que llegaban en camión para celebrar el cumpleaños de mi niño el sábado.
Al llegar al departamento de inmediato fui al baño en lo que mi esposo empezó a preparar las hamburguesas que íbamos a comer. Lo llame: amor, puedes venir un momento por favor.
ÉL: Sí, ¿qué pasó?
Yo: Es por la prueba, ya me la hice.
Él: ¿Salió negativa? (Esperanzado)
Yo: Tú vela….
Él: Nooooooo es positiva!!! (Llevándose las manos a la cabeza)
Cabe mencionar que yo también temblaba de los nervios, el miedo, la emoción y mil sentimientos a la vez. Me salió el positivo rapidísimo, no tuve ni que esperar, estaba contando los 10 segundos que tenía que mojar la prueba y no llegué ni al 7 cuando salió un positivo clarísimo. Me dio mucho susto porque nunca antes me había pasado y sólo tenía un dí
a de retraso! Pensé que podían ser gemelos por mi panza, por lo rápido que se pintó y porque tanto en mi familia como en la de mi esposo hay cuates.Y eso sí estaba de susto, ¡pasaría de 3 a 5!


Mi esposo me pidió no decirles nada a mis papás en ese momento, me pidió tiempo para asimilarlo. Yo también estaba en shock, era una mezcla de muchísimos sentimientos, pero el viernes le dije que yo quería decírselos a mis papás y los niños, era algo demasiado grande y no podía guardarlo sólo para nosotros, estaba abrumada y necesitaba compartirlo. Y como el sábado era cumpleaños de mi hijo no quería robarle protagonismo con la noticia. Mi esposo lo entendió y lo acepto.
Así que después de desayunar bajamos a las albercas. Y ya todos juntos yo empecé: Niños, papá y yo tenemos una gran sorpresa, van a tener otro hermanito.
Mi hija y mis papás: ¿En serio mami? ¿De verdad? ¿No es broma?
Nosotros: Es verdad, estamos esperando otro bebé.


Mis papás con cara de asombro nos felicitaron, mi niña comenzó a saltar de la felicidad. Mi niño me pregunto si su hermanito estaba en mi pancita y me dio un besito en la panza.
Y yo, me sentía como si en mi trabajo me hubieran dicho: «mil felicidades, lo estás haciendo muy bien, tanto que te vamos a dar más y nuevas responsabilidades, sólo que no te vamos a pagar más ni vas, a tener más ayuda, no lo puedes pensar ni renunciar, muchas felicidades.»


Al día siguiente estaba como la pobre muñeca fea, escondida por los rincones lloré y lloré. Pensaba tantas cosas, si iba a poder con 4, ¡que estaba tan cansada! Porque para esto mis hijos duermen fatal hasta después de los 2 años, se despiertan mil veces y literal ¡llevaba 6 años sin dormir! Y me pesaba mucho mi chiquita, la estaba disfrutando tanto.  Yo no quería otro bebé, la quería a ella. Y lloraba y lloraba por el cansancio, por el cóctel de hormonas y por sentirme mal y culpable de estar llorando.
Pero decidí pedirle a Dios mucha fuerza, energía y paciencia, sí, él me lo estaba mandando le exigía toda su ayuda. Y pensé en una forma muy bonita de anunciarlo, este chiquito tenía que saber que era amado y bien recibido. Y nos tomamos esta foto.

Unas semanas más tarde cuando lo asumí y lo procese pude anunciarlo.

Hoy, un año después aquí estamos, tiene 4 meses, es un bebé tranquilo y alegre. Nació en una familia muy ruidosa y que lo adora. Ha sido cansado, pesado, algunos días de locura pero ahí vamos, un día a la vez. También ha sido hermoso y muy divertido, eso sin contar que me dio preeclampsia en la semana 32 pero gracias a Dios todo salió muy bien, pero esa es otra historia.


Mis miedos de hace un año, algunos fueron reales, otros no, y la realidad me trajo otros que no esperaba. Como que estaba muy preocupada por cómo lo tomaría la chiquita y lo tomó perfecto, y fue más bien la grande a la que le costó mucho trabajo la adaptación.
Y mi corazón se ensancho y creció, nadie perdió su lugar, hubo algunos reacomodos, pero para todos hay amor y tiempo. Tengo la familia que siempre deseé, y me siento muy agradecida y bendecida por ello.


A las mamis que se preguntan si tener más hijos o no les diría que no hay mejor regalo que un hermano, que siempre es una bendición, que como todo en la vida si uno lo piensa mucho no lo hace, pero vale la pena. A las que no se imaginan con otro más, quiero decirles que sí se puede, claro que hay sacrificios y cambian las prioridades, pero al final todo sale. Y que una vez que los conoces no imaginas tu vida nunca más sin ellos, aunque haya sido un shock su llegada porque no era el momento perfecto para ti, pero Dios sabe más y no se equivoca, y si le pedimos ayuda está ahí siempre, hay que tener un poco de fe y confianza.


Esta es nuestra historia, ¡gracias por leerla toda! ¡Y esta es mi familia completa!

Regina Garza

Muchas gracias Regina, por compartirnos tu hermosa historia.

Con amor,

Luis Carlos y Gaby.

 

Ya abrimos las puertas de nuestra serie documental “Para Nacer en Paz.” Regístrate y ve en línea nuestra serie aquí: www.nacerenpaz.com

Es GRATIS y EN LÍNEA, te va a encantar y a ayudar muchísimo en este gran momento de tu vida
¿Cómo puedo hacer para que mi parto sea fácil, seguro y sin complicaciones?

Ve aquí el primer video de la serie: www.nacerenpaz.com
Participar será muy sencillo, pero el cupo será limitado.
www.nacerenpaz.com

¡Y corre la voz! ¡Toma tu lugar ahora mismo y comienza Ya!

Además, Al registrarte recibirás el PDF con 3 posturas para ayudar a tu bebé a que se coloque en posición correcta para el parto. Una de las razones más comunes por las que se realizan cesáreas innecesarias es por la posición del bebé. Ayúdale a que se acomode y no esperes al último momento.

Regístrate aquí:
www.nacerenpaz.com

Con todo el cariño y dedicación,
Glenda, Gaby y Luis Carlos

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

Al suscribirte recibirás vía email contenido completamente gratis que te ayudará y guiará en el camino a convertirte una mamá o papá más efectivo.

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.