divorcio

Cómo afecta al niño la separación de sus padres

Los niños viven el proceso de separación con mucha ansiedad y como si se tratara de un duelo, necesitan procesarlo.
No hay duda de que la separación siempre es una violenta sacudida emocional para los miembros de la familia. Sin embargo, por mucho que los padres puedan sufrir, tienen por decirlo de alguna manera “un mejor equipo de ajuste emocional” que les permitirá sobreponerse a las dificultades de las circunstancias.
Sin embargo, para los niños es muy diferente ya que, por estar atravesando una etapa de desarrollo y formación de su personalidad, no poseen ni la madurez emocional ni las herramientas que un adulto puede desarrollar para sobreponerse a las dificultades y conflictos que suponen una separación.
Los niños de papás divorciados pueden llegar a sentirse solos, distintos e incomprendidos durante el proceso.
Ellos carecen de un cúmulo de experiencias que los adultos ya han adquirido y no pueden comprender las situaciones complejas, saturadas de ansiedad y tensión, ni reaccionar frente a ellas protegiéndose a sí mismos de las emociones intensas y de actitudes por lo general Erráticas.
 
En algunos casos los niños se sorprenden al advertir que, después de la separación las cosas en casa están más tranquilas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los niños reaccionan de diferentes maneras: algunos pueden rehusarse a comer, tienen problemas para dormir, pueden perder el interés por jugar o por ir a la escuela, otros evitan a sus amigos y pueden permanecer todo el día sin hacer nada. Algunos, por el contrario, tienen excesiva actividad motora junto con un comportamiento irreflexivo, y experimentan angustia ante situaciones imprevistas. Se mueven sin control o impulsivamente evitando entrar en contacto consigo mismos, en su situación real, pasan mucho tiempo pensando en lo que solían hacer cuando sus padres estaban juntos, los extrañan y continuamente fantasean con la reconciliación.
Si entre los padres persisten los problemas después de la separación, el niño se devalúa y pierde la confianza en sí mismo y en su provenir. Otras veces manifiestan un desapego aparente con lo que no hacen sino ocultar, detrás de una indiferencia superficial su sufrimiento ante lo que consideran una pérdida de interés por ellos.
Por todas estas razones es de vital importancia ser cuidadosos en la forma en la que acompañamos a los niños en este proceso porque, al ser tan doloroso para los padres es normal que a los niños se les descuide emocionalmente.
Con Amor,
Claudia Sánchez Musi
¿Quieres profundizar en este tema?: “La medicina del adiós” con él se presentará Claudia Sánchez Musi  hoy en la Segunda Cumbre Padres de Ahora  a las 13:00 hrs. (hora de la CDMX)
¡No vas a querer perdértela!
Si aún no te has registrado hazlo ahora www.padresdeahora.com, si ya lo hiciste en tu correo recibirás la liga de acceso a las conferencias de hoy.
¡Nos vemos en un rato!

Suscríbete a nuestro portal y forma parte de la mejor comunidad de padres conscientes:

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam.

To Top

¿Sabes cuál es tu estilo parental?

Regístrate y recibe en tu correo el link para realizar el Test

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam

Hemos enviado el Test a tu correo

Por favor revisa tu bandeja de spam o promociones

¿Sabes cuál es tu estilo parental?

Regístrate y recibe en tu correo el link para realizar el Test

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam

Hemos enviado el Test a tu correo

Por favor revisa tu bandeja de spam o promociones

¿Sabes cuál es tu estilo parental?

Regístrate y recibe en tu correo el link para realizar el Test

Respetamos tu privacidad, no enviamos spam

Hemos enviado el Test a tu correo

Por favor revisa tu bandeja de spam o promociones