historia

Adiós a mi enojo. La historia de Rubén y cómo lo tiró al excusado

Hace más de un año los papás de Rubén vinieron a verme porque su hijo padecía de enuresis en las noches (no todas) pero lo que más les preocupaba era que en ocasiones mientras jugaba, se llegaba a hacer en los pantalones.

“No se llega a hacer por completo”, me comentaba la mamá (claramente defendiendo a su hijo), mientras el papá mencionaba que eso no lo iba a permitir más en un hijo suyo. Mucho menos sabiendo que ya tenía 7 años y que era lo suficientemente grande como para poderse controlar.

Mientras relataban la historia comenzó entre ellos un ligero debate que se iba calentando conforme cada uno quería imponer su punto de vista al respecto.

A todo esto, Rubén, quien estaba parado frente a una repisa de juguetes que tenía en el consultorio, los miraba de reojo y ocultaba la cabeza entre sus hombros.

Detuve a los padres para ir hacia Rubén.

Gaby: Veo que mientras tus papás hablan de lo que a ti te pasa, tu te alejas del sillón. ¿Te das cuenta?

Levanto un poco su cara para mirarme, y sólo asintió sin decir palabra.

Los papás comenzaron de nuevo a acusarlo:

Mamá: Siempre hace eso, ya ves Rubén, te están hablando. Levanta la cabeza y habla más fuerte que no te escuchan.

Rubén tomó un juguete entre sus manos y respondió “¡Si le conteste mamá!” mientras volteaba su cuerpo hacia la pared como tratando de darles la espalda.

Gaby: Veo que cuando tu mamá te habla, volteas tu cuerpo. ¿Si tu cuerpo pudiera hablar, qué crees que estaría diciendo ahorita?

Rubén: Que ya me cansé de que siempre me critiquen, sólo escucho eso todo el día y… ay ya mejor ya no digo nada más!

Te interesa: Por qué no criticar a nuestros hijos. Da clic AQUÍ para leer. 


Su cuerpo y las expresiones de su cara indicaban molestia, dolor y miedo. Por otro lado mientras él hablaba, su papá cruzaba las piernas de forma muy fuerte y cerraba los puños. Su cara estaba muy seria, por lo que me dirigí en esta ocasión a él.

Gaby: Noté que cerraste los puños.

Papá: Sólo me acomodé… sabes Gaby, me molesta mucho que su mamá siempre lo esté encubriendo. Ya no es ningún bebe para que siga haciendo esas acciones…

Gaby: ¿A qué acciones te refieres?

Papá: Pues tú sabes, a que se ensucie.

Le costaba mucho trabajo decir las cosas claras, hasta que finalmente lo pudo hacer.

Gaby: ¿Qué te pasa a ti con eso?

Papá: Me da mucho asco, huele mal, es sucio, es asqueroso, ¡obvio!

Gaby: ¿Siempre ha sido asqueroso para ti?

Papá: ¡Claro! En mi casa se valoraba mucho la limpieza, a mí me enseñaron a ser limpio, tú sabes.

Gaby: No, no sé. Cuéntame un poco más.

Fue entonces cuando, relatando su propia historia y haciéndole algunos reflejos, el papá se dio cuenta de que ese concepto realmente no venía de él. Lo había adquirido al escuchar en su familia que eso era algo asqueroso y desagradable.

De hecho recordó un incidente que él tuvo de pequeño, en el que se hizo en los pantalones y su madre le pegó y lo encerró en el cuarto mientras ella limpiaba. Él tenía tres o cuatro años cuando esto le sucedió, pero lo pudo recordar como si hubiese sido ayer.

Mientras el papá relataba su historia, con sus ojos cerrados, Rubén abría los suyos como dos platos enormes. No podía creer lo que escuchaba y hasta se acercó poco a poco al sillón. A todos, incluyéndome, se nos llenaron los ojos de lágrimas.

Rubén se acercó a papá, y le explicó el miedo que sentía cuando lo regañaba, porque sentía que no lo quería. Se abrazaron, su papá le pidió perdón… Finalmente, sentado su lado, Rubén pudo entablar un dialogo con su propias heces. Fue muy revelador escuchar lo que su inconsciente tenía que decir. Había estado guardando mucho enojo por años, desde la llegada de su hermana a casa…

En esa semana Rubén no tuvo más incidentes. Posteriormente sí, pero ya no hubo juicios ni regaños en casa. Seguí viéndolo y ayudándole a procesar y soltar sus temores y rabia, hasta que desaparecieron por completo de su vida.

Comparto este breve resumen de esta historia, porque es un ejemplo vivo del proceso y el propósito de la paternidad consciente. Más allá de darles “técnicas” para el manejo del problema externo, el trabajo consistió en acompañarles a mirar hacia dentro, para ver cómo cada uno contribuía a una situación que no era sana para ninguno.

Gracias a Rubén, y a la entrega honesta de sus padres, todos aprendimos que:

· Hay otros recursos para comunicar lo que nos pasa, siempre y cuando estemos abiertos a escuchar sin prejuicios.
· Con frecuencia todos participamos de una u otra forma en crear los problemas que vive cada miembro en una familia.
· No hay error sin causa. Lo más importante es trabajar con la causa, no con el síntoma.
· Ahí donde hay un enganche, podemos vernos en un espejo de nuestra realidad, un reflejo de nuestra propia historia irresuelta. Esta es una gran oportunidad.
· El camino de la paternidad consciente es liberador, y está lleno de regalos.
· El fin eres tú mismo; el éxito futuro y la felicidad de tus hijos es una consecuencia.

Gaby González
Cofundadora de Niños de Ahora

Te interesa: La historia de Raquel y la niña mojada del pasillo. Da clic AQUÍ para leerla. 

Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.
Gaby González
Sígueme

Gaby González

Orientar y preparar a padres y maestros en cuanto a cómo acompañar, guiar y educar a los niños y adolescentes de ahora, teniendo en cuenta las características únicas de las generaciones más recientes y los cambios en el entorno sociocultural del momento histórico que atravesamos.

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

Al suscribirte recibirás vía email contenido completamente gratis que te ayudará y guiará en el camino a convertirte una mamá o papá más efectivo.

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.