portada

10 Maneras en las que tener a un hijo pequeño se parece a vivir… ¿preso? jajaja (un poco de humor)

¡Jajajajaja! Acabo de leer este blog de Mike Julianelle, un papá genialmente irreverente que relata cómo sus experiencias con su pequeño están “destruyendo” su vida social… Si prestas atención, notarás cómo esconde su dulzura y amor por su hijo tras sus insinuaciones sarcásticas y su extraño sentido del humor. OJO: se necesita de un cierto grado de “irreverencia parental” para apreciarlo 😉 Aquí está:

-Como mamá/papá, tu itinerario con frecuencia es dictado por las necesidades de tu hijo, en especial si es pequeño.

-La necesidad de llegar con él a casa para su siesta, así como la de que llegue a la cama desde antes de que se ponga el sol, puede arruinar tu día. Estar secuestrado(a) en tu casa unas horas generalmente es mejor que lidiar con un berrinche en público con un pequeño agotado, así que a veces el encierro vale la pena. Aún así, criar a tu pequeño(a) puede ser algo sofocante.

-De hecho, resulta bizarro cuántos aspectos de la experiencia de la paternidad son similares a la vida en una cárcel. Hasta con un pequeño y sádico guardia con complejo de Napoleón. ¿Lo has notado?

Diez maneras en las que tener a un hijo pequeño se parece a vivir preso:

1) No puedes hacer nada sin supervisión constante.

2) Cada mañana comienza con alguien gritándote para que te despiertes.

3) Siempre estás aterrorizado(a) de que algo malo pasará cuando estás en la regadera.

4) Siempre estás aterrorizado(a) de que alguien se meterá a tu cama durante la noche.

5) La hora de la comida está cargada de tensión.

6) Siempre hay alguien vigilándote cuando vas al baño.

7) Nunca puedes elegir qué película verás, y luego se vuelve imposible escucharla por encima de los aullidos y gritos.

8) Siempre estás aterrorizado(a) de que alguien te va a golpear, morder, derribar, apuñalar o atacar con alguna tipo de arma hechiza.

9) El contrabando — como el alcohol, los chocolates o el “entretenimiento” para adultos — se tiene que traficar a escondidas y consumirse en secreto.

10) Las visitas conyugales son difíciles de lograr, requieren de planeación extensa y generalmente son interrumpidas.

¡BONO! Una manera en la que tener a un pequeño NO se parece a estar en la cárcel: El que te pongan en reclusión solitaria es una recompensa, no un castigo.

¿La mayor similitud entre la cárcel y la paternidad? NO HAY ESCAPE. De hecho, con frecuencia te toca arrastrarte atravesando kilómetros de popo y vómito maloliente, sin ningún beneficio.

Y no hay libertad condicional antes de 18 años.

(Más artículos de Mike Julianelle en su blog: www.dadandburied.com)

¿Lo disfrutaste? ¿Cómo más se parece la paternidad a vivir presa(a)? ¿Cuál es la gran diferencia? Yo en particular AMO a mis pequeños “carceleros” – ¡¡jejeje!! COMENTA y COMPARTE

Luis Carlos

Luis Carlos Flores

Luis Carlos Flores

Director at Niños de Ahora
Científico, educador nato y Guía Montessori, a partir de sus estudios y práctica en psicoterapia y coaching de vida, hoy se dedica a capacitar a miles de padres, coaches, terapeutas y educadores, mostrándoles cómo cuidar, nutrir y alentar el desarrollo óptimo de los niños y jóvenes de ahora.
Luis Carlos Flores

Latest posts by Luis Carlos Flores (see all)

Luis Carlos Flores

Científico, educador nato y Guía Montessori, a partir de sus estudios y práctica en psicoterapia y coaching de vida, hoy se dedica a capacitar a miles de padres, coaches, terapeutas y educadores, mostrándoles cómo cuidar, nutrir y alentar el desarrollo óptimo de los niños y jóvenes de ahora.

To Top
Logo-NDA2

Suscribete a nuestro newsletter y recibe contenido GRATIS

 

 

Al suscribirte, recibirás vía correo  un mail con el título “AQUÍ ESTÁ TU GUÍA” que incluye la guía “8 prácticas para criar niños equilibrados y felices”.

 

No olvides agregar nuestro correo contenido@ninosdeahora.tv a tu lista de contactos para recibir todo el contenido.

 

Tranquil@, no te dejaremos sol@.

Por favor revisa tu bandeja de correo para terminar la suscripción.